Inventario del 17 de septiembre de 1811 de la Parroquia de Nuestra Señora de la Peña de Francia

Inventario del 17 de septiembre de 1811 de la Parroquia de Nuestra Señora de la Peña de Francia

Ynventario

En 17 de Sepbre. de 1811 el Sor. Dn. Bernardo Cólogan Mayordomo de Fabrica, resivio pr. inventario hecho pr. Dn. Ant. Josef Delgado Befdo. Servor. y pr. Dn. Rafael de Curra Notario pubco. las Alajas Ornamentos y utensilios de dha. Yga. en la forma siguiente. Leer más

La torre que no construyó Manuel Esquivel.

La torre que no construyó Manuel Esquivel.

De todos es sabido que D. Manuel de Esquivel es el artífice de la torre de la Iglesia de Nuestra Señora de la Peña de Francia del Puerto de la Cruz, en Tenerife. Lo que no es tan conocido, es que antes de esa torre, hubo un proyecto de otra que no se construyó por lo escaso de los dineros. Espero que les guste.

Ilmo. Sr.

D. Manuel Esquivel, Beneficia servidor de la Parroquial del Puerto de a Cruz de la Otava Ysla de Tenerife ante V.S.Y Digo: Que D. Antonio Delgado, Beneficiado servidor que fue de dha. Parroquia, dejo a su fallecimiento, mil pesos corr(.) a la misma Yglesia, con la condición de emplearlos en la fabrica de un Torrefon, pa. poner en el las campanas; pero como esta cantidad no es suficiente pa. una obra de tanta consideración.

A V.S.Y. suplico, se sirva disponer que mediante a que con los expresados mi pesos es imposible fabrique el citado Torrefon, se reforme el Sagrario del Altar mayor, en que se verifica, en que se una obra que perpetua su piedad si es del agrado de V.S.Y. o disponer como siempre lo que es del agrado de V.S.Y. extime mas conforme afuera.

Manuel Esquivel.

Canaria 13 de Julio de 1815

Respecto a lo que expresa en el memorial que antecede el Parroco servidor de la Iglesia del Puerto de la Orotava, concedemos licencia pa. qe. los mil pesos dexados pro el difunto Benefdo. servidorD. Antonio Delgado para la fabrica del Torreon que se menta, se inviertan en reformar el Sagrario del Altar Mayor (…) que no alcanza dicha cantidad para satisfacer la voluntad del donante, y que ésta última obra es de absoluta necesidad y de suma importancia con la que igualmente se dará a conocer y perpetua la piedad del expresado Parroco difunto. Dixolo S.S. el Obispo mi Sor. que firmó; doi fe

(…) Obispo de Canarias

Por mandato de S.S. el Obispo mi Sor.

Sobre los piropos que a Nuestra Señora, algunos le adornan.

Hay un pueblo en esta isla
de caracter singular
con un barrio muy pesquero
que a la madre de los cielos
le gusta piropear.
La llaman cabrona, morenita,
¡qué guapa eres! japuta virgencita.
Dicen que es sentimiento
de pueblo llano,
y que tiene de tradición
cuatrocientos años.
No creo que Torquemada,
y hasta hace poco un tal Franco
permitieran tanta flores,
estrechos que eran los señores.
No entiendo como no extienden
tan hermosas costumbres
al día día, al cotidiano.
El buenos días cristiano,
lo cambiamos por un cabrón,
un joputa o un marrano.
Para ligar le digan,
a esa moza imponente,
¡Qué tetas tienes cabrona!
¡Qué buenas estas japuta!
seguro que eres una zorrona.
Si la chica le responde,
¡tu puta madre, cabrón!
el barriero se emociona
y piensa con ilusión,
una lágrima en el rostro,
palpitando el corazón
“No conoces a mi madre,
y ya quieres a tu suegra”
¡CABRONA!
 
El barón de Inmorach.

Sobre las vicisitudes de la Cruz que da nombre a Santa Cruz

Extracto de un artículo sobre la Cruz Verde de mi bisabuelo Francisco Pedro Montes de Oca y García, publicado el 25 de julio de 1933.
 
Cruz de la conquista.
Cruz de la conquista.

Allá por el año de 1901, cuando marchamos a la capital para cumplir nuestros deberes militares y al contemplar aquel madero carcomido, ya resguardado de la inclemencia de los tiempos, dentro de un marco plateado que el Municipio, con buen acuerdo, mandó a hacer, nos preguntamos:

—Pero, ¿es que nadie supo hasta la fecha de aquel acuerdo, quién fué el salvador de esta sagrada reliquia, joya arqueológica netamente paradigma y evocativa?… ¿Qué historial, tradición o leyenda de ella se conservará, después de haber desaparecido aquella peña en que fué colocada?…

Leer más

Homenaje a un maestro. Benjamín J. Miranda. 22 de septiembre de 1918.

Homenaje a un maestro. Benjamín J. Miranda. 22 de septiembre de 1918.

Hay una calle en el Puerto de la Cruz, que de la Amargura, pasó a tener el nombre que durante muchos años representó la enseñanza en el Puerto, Benjamín J. Miranda. El maestro D. Benjamín fue formador de muchos hombres:

“El buril educador del Sr. Miranda produjo los médicos, don Juan González Martel, don Jorge Pérez Ventoso, don Eusebio Pérez Perera, don Diego Guigou, don José García Estrada, don Luis izquierdo Yumar, don Julián Rodríguez Ballester; abogados, don Andrés González de Chavez, don Joaquin Estrada y Madan, don Mario Arozena, don Luis Rodríguez Figueroa, don Andrés de Arroyo, don Manuel García y García, don Miguel Díaz Llanos; farmacéuticos, don Manuel García Estrada, don Joaquín García Estrada, don Manuel Benítez, don Bernabé Rodriguez Ballester; ingenieros, don Víctor Pérez Ventoso, don Víctor Machado Pérez; militares de carreras facultativas, don Julio Pérez Perera, de la Armada, don Rosendo Mauriz Martínez y don José Tolosa Garda, de Artillería.”

Leer más

La Palma del Secreto

La Palma del Secreto

Para mi estimado amigo don
Juan Bolinaga.

I

 

Fuente de Martiánez
Fuente de Martiánez

Lo que voy a relatar, me aseguraron, sucedió en el mes de Agosto del año…(1), —ignoraba el año—, pero decían eran tantos que pasaban de dos o mas centenares.

En ese mes, hubo sequía y la tierra, como ruego, estaba ardiendo…, dándose el caso, que los manantiales de aguas disminuyeron grandemente y que casi por completo se secaron las de la fuente de Martianes (2).

Y pasó una cosa rara, muy rara. Parece que los pobladores de los campos altos de ” La Paz”, “Sancho Caballero”, “Los Rechazos”, y “El Durazno”, sufrieron espantosa sed y que los marineros de las Caletas, vividores del tráfico y de la pesca; les impedían tomar gota alguna de aquella única fuente comarcana.

Leer más

La Mellada.

Carretera a San Andrés
Carretera a San Andrés

Muchas de las veces que esta foto ha sido compartida por Internet, surge un nombre, el de la Mellada. La Mellada era la Madame de una casa de citas que había aproximadamente en lo que hoy es la gasolinera que está al lado de la Casa del Mar, Pero, ¿Quién era la Mellada?

Encarnación Macias López, nace a finales del siglo XIX, en 1894 entre octubre y diciembre. El 27 de diciembre de 1907, la detienen a la una de la madrugada, cuando sólo tenía 13 años, junto a Rosa Rodríguez de 17 años y Lucía Toledo de 14, por tenerse conocimiento de que cometen actos inmorales.

Unos años después, en 1913, la detienen por pelearse con Viriginia Salazar Hernández, una vieja conocida de la noche santacrucera, conocida como la Caracatre, con la que tendrá numerosos episodios de escándalo público, ya en esta época, con 19 años, era conocida como la Mellada.

En 1914, se resiste a entrar en el Hotel Cambronero (1), nombre con el que se conocía la prisión provincial, insultando y faltando al honor a los agentes que intentaban encarcelarla, y es obligada a entrar a empujones en la celda. Acude a prisión con un niño pequeño, que pretenden que lo dejen entrar en la celda con ella, y que presenta como su hermano pequeño.

Encarnación es multada numerosas veces por prostitución en la vía pública y escándalo a lo largo de los años. En septiembre de 1918 ingresa en la Casa de Socorro con heridas punzantes y erosiones en las manos, producidas por una reyerta, quizás con la Caracatre. En octubre del mismo año, vuelve a ingresar en la Casa de Socorro, por heridas producida en otra reyerta, tenía 23 años.

Diez años después, con 33 años regenta una casa de citas en la Calle del Rosario. Es juzgada por corrupción de menores, por encontrar menores en su prostíbulo, delito por el que es denunciada y juzgada en 1928, 1932 y 1934, y en todas las ocasiones es declarada inocente.

En 1928 traslada su domicilio de calle del Rosario nº4, a la Rambla de Pulido nº4, aunque su prostíbulo se mantiene en la calle del Rosario.

En septiembre de 1936, recién comenzada la Guerra Civil, dona 6 mantas para enviar al frente. Y en 1937, visita al Gobernador Civil, todavía no sabemos para qué.

Fue después de esta fecha cuando traslada su casa de citas a la localización cercana a la foto de cabecera, y que tantos recuerdos trae a algunas personas.

Se le podía ver dando paseos por la Alameda, donde podemos imaginar que las mujeres “decentes” la evitarían como a la peste, y los hombres “no tan decentes” la mirarían como nunca miraban a sus esposas o novias. Dura vida, triste vida, mala vida la de la Mellada.


  1. Le llamaban irónicamente Hotel Cambronero, porque su director Modesto Cambronero, había introducido mejoras en la prisión provincial que no eran bien vistas por todos. Fue criticado por poner demasiadas comodidades a los presos, como cambiar las camas y poner camas decentes y mantener un nivel de higiene mínimo en la cárcel.