Mi prosapia y su origen.

Mi prosapia y su origen.

Francisco P. Montes de Oca García

Por o. y g. d. D. vine al mundo de los vivos para dar que hacer a mis familiares y alguno que otro amigo, sin vestidos, en cueros,—como nace todo mortal—, y como vulgarmente se dice por este rincón de la tierra. La fecha de mi natalicio lo fué un 31 de Mayo del año de Nuestro Señor Jesucristo de 1877,

Soy el primogénito de mi casa, pues, si bien tengo los hermanos siguientes llamados: Gregorio, Dominga, Leoncio y Benjamín, II del nombre, nacidos como yo en el Puerto de la Cruz, hubo durante el matrimonio de mis padres otros que fallecieron en la niñez: Francisca, María del Rosario y Benjamín I. Me llamo Francisco, pero respondo por Pedro a secas, y para no confundirme, dícese, para evitar confusiones, mi firma es siempre Francisco P. Montes de Oca García, pésele a quien le pesare. Leer más

Escudo de armas del Realejo Alto. 9 de junio de 1929.

Escudo de armas del Realejo Alto. 9 de junio de 1929.

Por el culto Cronista Oficial de Canarias, don Francisco P. Montes de Oca García, ha sido entregado el proyecto de escudo de armas de este pueblo, así como la leyenda heráldica a modo de Carta puebla. El trabajo, por su profunda inspiración en la más verídica historia de la fundación de este pueblo, basada en conceptos altamente patrióticos, ha merecido justísimos elogios de cuantos han visto la obra presentada. He aquí la mencionada descripción heráldica :

“Don Francisco P. Montes de Oca García, Cronista Oficial de Canarias, académico correspondiente de las Reales de la Historia y Bellas Artes de San Fernandr etc., etc. Certifico: Que habiendo cotejado las páginas y folios de obras impresas y documentos que se custodian en el Archivo de mi cargo oficial, con referencia al hecho histórico efectuado en 25 de Julio del año de mil cuatrocientos noventa y seis, festividad del Santo Apóstol Santiago, Patrono de España y de sus dominios, en el lugar de Taoro, sitio donde se edificó el pueblo del Realejo Alto, se hace constar que, en dicho día, se puso término, provisionalmente, a la conquista de la isla de Tenerife, llevada a efecto por el magnífico Adelantado don Alonso Fernández de Lugo, quien, victorioso, hizo rendir pleito-homenaje a la gloriosa Madre Patria, al noble Rey de la comarca laorina, llamado Cristóbal Bencomo, enlazándose, desde ese solemne e imperecedero instante, el heroico Pendón morado de Castilla, con la añepa o enseña guanchinesca, motivo que nos da fuerza para confeccionar el escudo de armas que se describe: En campo de oro —señal de la riqueza del territorio— la cruz de gules, valerosa de la Orden de Santiago, Patrono del realengo pueblo e iglesia que bajo su advocación se erigió y fué la primitiva de la isla, sombreada de sable y a diestra y siniestra de su afilada punta y, respectivamente el Pendón castellano, signo de liberalidad que nos trajo el conquistador, bordado su blasón por las egregias manos de la católica Reina doña Isabel I y la añepa, tejida de su color natural con esterillas de palma, que yacen recogidas sus pliegues en una lanza y un asta, ambas sable, que aparecen cruzarse en señal de paz. Timbra el todo corona antigua de reyes y de oro. representando la soberanía absoluta del mencey del Valle de Arautapala, protector de huérfanos y defensor de vírgenes que lo avaloran y representan las esmeraldas y perlas de su círculo, luciendo purpúreo forro y descansando en el escudo, el que policromado es como sigue…: Y para que conste y a petición del Ilustre Ayuntamiento del pueblo del Realejo Alto, doy el presente, que reintegro, firmo y ello en el Puerto de la Cruz a primero de Junio del año de mil novecientos veintinueve.

Francisco P. Montes de Oca, Rubricado. Registrado al folio 2, número 2 del libro de Escudos de Armas.”

 

El crimen de Tacoronte ( Publicado el 29-07-1907)

Mujer asesinada – Revelaciones importantes – Indicios y sospechas – Un detenido.

Con objeto de recoger detalles de este terrible crimen estuvimos ayer en Tacoronte, donde, desde el primer momento, observamos la indignación que el trágico é inesperado suceso ha producido en el pueblo, por tratarse de una mujer inofensiva y servicial, circunstancias por la cuales contaba la finada con la estimación y aprecio de todos.

Antecedentes

Teodora Mesa, más conocida por Dora, vivió largo tiempo en la mejor armonía con un hombre, el cual murió hace argunos años.

Tuvieron tres hijos: Pancho, que reside en Tacoronte dedicado á las faenas del campo; María, casada, que vive con su marido en San Andrés y Dolores, joven de la cual se hizo cargo desde que era niña su madrina, con la que vive actualmente.

Los tres hijos de Dora observan ejemplar conducta, y como las demás personas con quienes hemos hablado ignoran quién pueda ser el asesino de su madre y los móviles de su trágica muerte. Leer más

Carta del guardiamarina William Hoste a su padre  (15 de agosto de 1797)

Theseus, 15 de agosto de 1797

Querido padre:

Debo sentarme ahora y darte un relato detallado de nuestra desafortunada expedición contra la isla de Tenerife. A pesar de lo incómodo de esta tarea, estoy seguro de que será mejor explicado por mí que por ningún otro; además de que te convencerás de que estoy bien y, créeme, desearía poder decir lo mismo de todos los de a bordo. Sin ningún prefacio más, por tanto, comenzaré.

Dejamos la Flota situada frente a Cádiz el día 14 de junio, en compañía de dos navíos de línea, tres fragatas, el cúter Fox y una bombarda. Las órdenes del almirante Nelson eran -las recibí de él mismo- hacer un vigoroso ataque al pueblo de Santa Cruz, en la isla de Tenerife. El día 20 avistamos la isla, y el 22 por la mañana los soldados de marina y los marineros armados pertenecientes al escuadrón -entre todos, 600 ó 700 hombres- desembarcaron a unas 2 millas al este del pueblo, pero fueron obligados a reembarcarse de nuevo a bordo de las fragatas antes del anochecer, estando los habitantes alarmados y sin ninguna apariencia de éxito por aquel lugar. Fue entonces cuando se decidió atacar el pueblo en la noche del 24. Creo que no puedes tener una mejor idea de lo que pasó si no te envió una copia del diario de abordo, desde el momento del ataque hasta el día siguiente. Por ese motivo, empezaré. Será necesario que te informe para una mejor comprensión que el Leander, un navío de 50 cañones, se unió al escuadrón el 23. A las 5 anclamos al este del pueblo, en compañía del Culloden, Zealous, Leander -todos barcos de línea-, y las fragatas Seahorse, Terpsichore y Emerald; el cúter y la cañonera se mantenían enfrente de la ciudad. A las 7 y media la bombarda comenzó a arrojar bombas al pueblo. A las 10 y media los soldados de marina y los marineros de los diferentes barcos se reunieron y comenzaron a remar en dirección a la cabeza del muelle, bajo el mando de nuestro valiente almirante. Leer más

Relación auténtica e verdadera de lo que en esta Ysla de Tenerife, en la ciudad de San Cristobal de La Laguna acaecido después de aver dado en ella grave enfermedad de Pestelencias

Relación auténtica e verdadera de lo que en esta Ysla de Tenerife, en la ciudad de San Cristobal de La Laguna acaecido después de aver dado en ella grave enfermedad de Pestelencias

Fuente: http://merrick.library.miami.edu/cdm/compoundobject/collection/asm0491/id/53/show/47

Ruego disculpen algún error de transcripción, es mi primer trabajo paleográfico.

 

Relación auténtica e verdadera de lo que en esta Ysla de Tenerife, en la ciudad de San Cristobal de La Laguna acaecido después de aver dado en ella grave enfermedad de Pestelencias es lo siguiente

1588 Plano de San Cristobal de La Laguna de Torriani
1588 Plano de San Cristobal de La Laguna de Torriani

 

Parece que aviendo dies e seis meses que la enfermedad de la Pestelencia dio e alcanzado el maldito mal en esta ciudad de San Cristobal de La Laguna, Puerto de Santa Cruz e otros lugares de su contorno e Viendose hecho por la Justicia e Regimiento desta Ysla todas las precauciones e remedios posibles a lo que parecio haviendo muerto de la dicha enfermedad de Peste mucha cantida de gente. Visto de faltos de remedios porque se acabado las medicinas de la Ysla nuestro medico, sirujano e barvero e muchos Leer más

Carta de José Hernández Arocha animando a los soldados de la Batería de Montaña

Carta de José Hernández Arocha animando a los soldados de la Batería de Montaña

Por la patria

DESPEDIDA

A mis paisanos, a los soldados que forman parte de la Batería de Montaña de la ciudad de La Laguna, destinados al ejército de operaciones en Melilla.

Embarque de la 1 Bateria Expedicionaria de Montaña de Tenerife ,en el vapor Capitan Segarra, con destino Marruecos. Septiembre de 1921.
Embarque de la 1ª Bateria Expedicionaria de Montaña de Tenerife, en el vapor Capitan Segarra, con destino Marruecos. Septiembre de 1921.

Laguneros: raza isleña, raza descendiente de nuestros antepasados, de los héroes que en aquella hermosa y espléndida mañana del 25 de Julio de 1797 vencieron al terror y coloso de los mares, al invencible Nelson, a éste intrépido marino que quiso apoderarse de nuestra tierra… ¡valor, valor y mucho valor!

Vais destinados a Melilla para conquistar de nuevo lo que tantas vidas ha costado; no importa. Marchad, marchad confiados en vuestro jefe; no olvidéis, nunca el juramento que prestasteis ante la enseña gloriosa de la Patria, de no abandonarla nunca y de derramar por ella la última gota de vuestra sangre. Yo cumplí con creces ese juramento; yo espero que vosotros también haréis lo mismo cuando llegue el caso y si es preciso morir, morir todos, paisanos, en el campo de batalla, que es donde mejor se muere al exhalar el último suspiro. ¡Tú, bandera mía, servirás de sudario para cubrir los cadáveres de mis paisanos que han jurado, ante Dios y ante ti, ser siempre modelo de disciplina en guarnición y en campaña, de valentía y arrojo! Leer más

Cuando las banderas de Nelson visitaron el Museo Municipal.

Cuando las banderas de Nelson visitaron el Museo Municipal.

1936-05-30 entrega de las banderas al ayuntamiento
Entrega de las Banderas. Iglesia de la Concepción.

A las cuatro de la tarde del 30 de mayo de 1936, se trasladó a la iglesia la comisión nombrada por la Corporación municipal, encargada de recoger las banderas tomadas a Nelson y trasladarlas al Museo Municipal. La Comisión estaba formada por don Francisco González Trujillo, don Nicolás Mingorance, don Juan Alonso de Armas y don Manuel Macías; secretario del Ayuntamiento, don Hipólito Fumagallo, y director del Museo, don Eduardo Tarquis (1).

La comisión fue recibida por el cura párroco, señor Herráiz Malo, que en presencia del notario don Alfredo Álvarez hizo entrega de las banderas y las lanzas a los representantes municipales. Leer más