Mi prosapia y su origen.

Mi prosapia y su origen.

Francisco P. Montes de Oca García

Por o. y g. d. D. vine al mundo de los vivos para dar que hacer a mis familiares y alguno que otro amigo, sin vestidos, en cueros,—como nace todo mortal—, y como vulgarmente se dice por este rincón de la tierra. La fecha de mi natalicio lo fué un 31 de Mayo del año de Nuestro Señor Jesucristo de 1877,

Soy el primogénito de mi casa, pues, si bien tengo los hermanos siguientes llamados: Gregorio, Dominga, Leoncio y Benjamín, II del nombre, nacidos como yo en el Puerto de la Cruz, hubo durante el matrimonio de mis padres otros que fallecieron en la niñez: Francisca, María del Rosario y Benjamín I. Me llamo Francisco, pero respondo por Pedro a secas, y para no confundirme, dícese, para evitar confusiones, mi firma es siempre Francisco P. Montes de Oca García, pésele a quien le pesare. Leer más

Inventario del 17 de septiembre de 1811 de la Parroquia de Nuestra Señora de la Peña de Francia

Inventario del 17 de septiembre de 1811 de la Parroquia de Nuestra Señora de la Peña de Francia

Ynventario

En 17 de Sepbre. de 1811 el Sor. Dn. Bernardo Cólogan Mayordomo de Fabrica, resivio pr. inventario hecho pr. Dn. Ant. Josef Delgado Befdo. Servor. y pr. Dn. Rafael de Curra Notario pubco. las Alajas Ornamentos y utensilios de dha. Yga. en la forma siguiente. Leer más

Sobre los piropos que a Nuestra Señora, algunos le adornan.

Hay un pueblo en esta isla
de caracter singular
con un barrio muy pesquero
que a la madre de los cielos
le gusta piropear.
La llaman cabrona, morenita,
¡qué guapa eres! japuta virgencita.
Dicen que es sentimiento
de pueblo llano,
y que tiene de tradición
cuatrocientos años.
No creo que Torquemada,
y hasta hace poco un tal Franco
permitieran tanta flores,
estrechos que eran los señores.
No entiendo como no extienden
tan hermosas costumbres
al día día, al cotidiano.
El buenos días cristiano,
lo cambiamos por un cabrón,
un joputa o un marrano.
Para ligar le digan,
a esa moza imponente,
¡Qué tetas tienes cabrona!
¡Qué buenas estas japuta!
seguro que eres una zorrona.
Si la chica le responde,
¡tu puta madre, cabrón!
el barriero se emociona
y piensa con ilusión,
una lágrima en el rostro,
palpitando el corazón
“No conoces a mi madre,
y ya quieres a tu suegra”
¡CABRONA!
 
El barón de Inmorach.
Homenaje a un maestro. Benjamín J. Miranda. 22 de septiembre de 1918.

Homenaje a un maestro. Benjamín J. Miranda. 22 de septiembre de 1918.

Hay una calle en el Puerto de la Cruz, que de la Amargura, pasó a tener el nombre que durante muchos años representó la enseñanza en el Puerto, Benjamín J. Miranda. El maestro D. Benjamín fue formador de muchos hombres:

“El buril educador del Sr. Miranda produjo los médicos, don Juan González Martel, don Jorge Pérez Ventoso, don Eusebio Pérez Perera, don Diego Guigou, don José García Estrada, don Luis izquierdo Yumar, don Julián Rodríguez Ballester; abogados, don Andrés González de Chavez, don Joaquin Estrada y Madan, don Mario Arozena, don Luis Rodríguez Figueroa, don Andrés de Arroyo, don Manuel García y García, don Miguel Díaz Llanos; farmacéuticos, don Manuel García Estrada, don Joaquín García Estrada, don Manuel Benítez, don Bernabé Rodriguez Ballester; ingenieros, don Víctor Pérez Ventoso, don Víctor Machado Pérez; militares de carreras facultativas, don Julio Pérez Perera, de la Armada, don Rosendo Mauriz Martínez y don José Tolosa Garda, de Artillería.”

Leer más

Las quemas de Judas

Quema de judasEran estas fiestas, unas viejas costumbres con visos rituálicos, que se efectuaban en épocas pasadas y por Pascua florida, —de Resurrección—, en el Puerto de la Cruz.

Tales festejos, ya en desusos – de quemar anualmente en efigie grotesca al apóstol traidor. Judas Iscariote—, fueron introducidos en nuestro pueblo natal a mediados del siglo XVIII por los irlandeses católicos establecidos como comerciantes, para exportar aquellos famosos vinos vidueños y de malvasía a Europa y América.

Leer más

Guión del Batallón Expedicionario 282 del Puerto de la Cruz. (26 de junio de 1937)

Guión del Batallón Expedicionario 282 del Puerto de la Cruz. (26 de junio de 1937)

Puerto de la Cruz.

OBRA HERÁLDICA

“Hoy tenemos el gusto de dar cuenta a nuestros lectores del “GUIÓN LEGIONARIO” que, bordado en sedas policromadas y en hilos metálicos, ha sido ejecutado por distinguidas señoras y señoritas, pertenecientes al “Taller Patriótico” de esta población, para ser donado al Batallón expedicionario de guarnición en esta plaza, el que en breve marchará al frente de los campos de batalla, obra que, ejecutada bajo la dirección y conforme a la ciencia heráldica y arte del blasón, ha producido nuestro buen amigo e ilustre cronista oficial de las islas Canarias, don Francisco P. Montes de Oca García, hijo predilecto del pueblo de su natalicio y que es el siguiente;

  • Guión del Batallón 282. Dibujo de Ion Urrestarazu.
    Guión del Batallón 282. Dibujo de Ion Urrestarazu.

    Primero. En campo azul y orlado el todo por galón de flecos oro, aquél representando el límpido cielo portuense, iluminado por su sol calenturiento, luce en banda, la enseña de la Patria española, la que abarca el (fondo con gracia diagonal por ambas caras.

  • Segundo (En el ángulo primero del campo azul y surmontado por corona mural, luce el escudo del pueblo, que reposado y señorial, descansa sobre un disco blancoplata, y en el segundo y de idéntico color, un león de oro rampante, sin coronar, pero de brava actitud, que trata de tirar sus zarpas a los enemigos de las gloriosas tradiciones del solar hispano.
Foto del Guión.
Foto del Guión.

Lleva una bandolera-portadora de color azul, ribeteada de vivos rojos y oro, y en su frente y centro, un pequeño disco blanco-plata, donde campea otro león rampante oro, de la propia forma de la pieza descrita en el guión, y como signo distintivo. En ella descansa el asta de madera preciosa y primorosamente labrada, la que remata en puntiaguda flecha, fundida con blanco metal, con contera proporcionada a la que va asido el guión; y sujeto por cordones dobles, del que penden nutridas iberias rojas y  gualdas que le adornan graciosamente.
Por esta obra de arte, y por su originalidad tan adecuada, vaya nuestro aplauso, unido a los parabienes de los hijos de esta población al autor, y especialmente, a las señoras y señoritas del Taller Patriótico, que han sabido interpretar felizmente la producción descriptiva, lo propio que al Comandante de la fuerza señor Espejo, quien, según versiones, trata dé celebrar con gran solemnidad la entrega del mencionado guión en un acto público, con Misa de Campaña en la plaza de la Constitución, y al que asistirán todos los organismos militares y civiles galantemente por él invitados y con tiempo oportuno y hora adecuada. 
La señora que actuará de madrina, no hemos podido aún saber su nombre, pero ya lo daremos a conocer tan pronto se confeccione el programa de dicho festival.” (La Gaceta de Tenerife 26 de junio de 937, pág. 3)

 

Unos días después, el 11 de julio de 1937, aprovechando las fiestas del Gran Poder, se realiza la entrega de la Bandera en la plaza de la Constitución, (plaza del Charco) con misa de campaña, siendo la madrina doña Adela Topham de Miranda, y entregando el Guión mientras pronuncia este discurso:

Palco de autoridades.
Palco de autoridades.

“Señor Comandante Jefe del Batallón expedicionario de este Puerto: Ante el Santo y Bendito Madero de la Cruz, símbolo de redención y de justicia, sublime enseña que enarbolan los esforzados guerreros de la gran epopeya que hoy vive nuestra Patria, a quien humildemente reverencio, yo, la más inmerecida de sus hijas, hago entrega, poniendo en vuestras manos la presente ofrenda, laborada con patriotismo y entusiasmo enaltecedores, para que, bajo sus dolores gloriosos, Dios lleve a usted y a vuestros soldados a la victoria rotunda que ha de liberar a nuestra amada Patria del opresor yugo de las hordas que la estragan, salvando para la posteridad nacional y la civilización del Mundo nuestra Religión de caridad y amor y todas las encauzadoras tradiciones de nuestra España inmortal. Y ya que me cabe la honra de ser Madrina de este Batallón, designación inmerecida, pero que de corazón no rechazo, para todos y cada uno de sus componentes vaya mi fervoroso rezo y ante el símbolo eterno de la Cruz, gritad conmigo: ¡Viva Cristo Rey. Viva España. Arriba España. Viva nuestro Caudillo el invicto general Franco!”  (La Gaceta de Tenerife 13 de julio de 1937, pág. 2)

Tropas en parada.
Tropas en parada.

Continua la crónica:

“Enseguida tuvo lugar el desfile de las fuerzas ante las autoridades. Desfile marcialísimo, de fuerzas aguerridas y preparadas para la lucha .como se revela en el continente y en el gesto. El espíritu militar que se les ha infundido se hace visible, mereciendo los mayores elogios y cosechando los más fervorosos aplausos.

A renglón seguido, el comandante señor Espejo obsequia a las autoridades y asistentes con un bien servido refresco en el Hotel Marquesa.

Solemne misa de Campaña.
Solemne misa de Campaña.

A la vez ha comenzado en la parroquia la Misa solemne, con orquesta, ante la imagen del Poder de Dios. Un conocido orador pondrá por la tarde el colofón cantando las excelencias de este Poder de Dios que se manifiesta en da creación y conservación del mundo, .en las relaciones con el hombre en la profecía, en el milagro, en el Evangelio,
en la Iglesia, en las grandes crisis de los pueblos, en la historia y en la actualidad de la Patria española. Pero antes, ha tenido lugar la grandiosa procesión que ha paseado la sacrosanta imagen por las calles más céntricas, por en medio de un pueblo enfervorecido, al compás de las marchas solemnes.

Un día, pues, completo. Así se lo manifestamos cuando nos despedimos, al señor conde de Sietefuentes, que patrocina todos los años esta fiesta. Y también al comandante señor Espejo, que con todo acierto, ha contribuido este año a darle el mayor realce y la nota del recuerdo imperecedero.”

Las Andas del Corpus de la Iglesia de Nuestra Señora de la Peña de Francia.

Dice Antonio Ruiz Álvarez, en su obra La Semana Santa ; La custodia grande y las andas del Corpus:

“Preséntase a la Junta el Capitán don Diego Sturdy, vecino de la ciudad de La Laguna, para hacer entrega de unas “Andas” de plata repujadas y trabajadas al martillo oue le habían costado la cantidad de 700 pesos corrientes, para sacar en procesión al Santísimo, pof devoción de él y de su esposa doña Anastasia Browne y Sturdy.

Esta distinguida dama falleció en este Puerto el día 19 de mayo de 1.736 y fué sepultada en la Peña de Francia y en la Capilla del Gran Poder de Dios. Hizo su testamento, cerrado, ante el Escribano público de este lugar don Gabriel del Álamo
y Viera en el cual hacía constar que dejaba su funeral a cargo de sus albaceas.

Por su partida de defunción sabemos, que en el momento de su muerte, su esposo se hallaba ausente en Indias. Al entierro asistieron, junto con los Capellanes Lugo, Ginory, Diaz, Tabares, Viera y Cansinos, las dos Comunidades de religiosos de este pueblo y la delos Padres Agustinos del Realejo (Libro de Defunciones, folio 13-P. Matriz).

La cúpula de las Andas es de forma arabesca y está rematada, en su parte superior, por una figura que simboliza la Fe. Cada una de las cuatro columnas que sostienen la cúpula, es de forma de una S, como si simbolizara el nombre del Santísimo o de su donante el Capitán don Diego Sturdy que era, además, el hermano mayor de esta Cofradía.

Es toda de plata. Su trabajo es maravilloso e ignoramos, hasta el presente, al autor de tal obra de arte; pero nos atrevemos a afirmar que es obra de platería canaria.

Lleva ocho campanillas también de plata que adornan la parte superior del templete, donde va colocada la Custodia, las cuales llevan la siguiente inscripción: IV. LAV. Los (Las letras LAV, van enlazadas).

Hállanse estas Andas—de las pocas obras de arte que guarda nuestra Parroquia Matriz—terriblemente destrozadas y su abandono puede dar lugar a que, dentro de muy poco, no sirvan para nada.

Sabemos que están bajo la custodia de la Hermandad del Santísimo. A los hermanos haremos, pues, una llamada para que procuren darlas a arreglar a una persona experta en la materia y que luego las pongan a mejor recaudo y no a la mano de cualquier persona desaprensiva que arranca los pedazos de la plata que luego vende o emplea en hacer cualquier baratija de feria pueblerina.”

Hoy pudimos observar en el Puerto que se ha procedido a la restauración de esta maravillosa obra. Es una alegría para todos los portuenses creyentes o no la conservación de esta maravillosa obra de arte.

San Telmo es un si lugar.

San Telmo es un si lugar.

Marc Augé escribe:

“Para que la identidad personal y social pueda formarse, es necesario que exista una relación de interdependencia equilibrada entre memoria y olvido. Vamos siendo (y cambiando esa identidad) en función de la relación más o menos profunda que mantenemos con la realidad, con los otros, con las cosas que vamos haciendo nuestras y perdiendo alternativamente.

Un no-lugar es un espacio en el que reina el olvido porque lo transitamos en condiciones de rutina y automatismo, sin que realmente nos influya. Conocemos el no lugar, pero tendemos a olvidar lo que decimos, lo que hacemos, lo que vivimos en él y nos resulta difícil recordar rostros a los que no podemos poner nombre. Los contactos anónimos rara vez forman recuerdo. Un no lugar está marcado por la brevedad del tiempo y porque estamos siempre llegando o yéndonos de él. No echamos raíz (memoria, identidad, apego).”

Y nosotros añadimos:

San Telmo desde el convento de Santo Domingo.
San Telmo desde el convento de Santo Domingo.

“San Telmo nunca será un no-lugar, no dejaremos que se convierta en algo rutinario y anodino, igual a cualquier otro paseo, sin identidad propia ni elementos diferenciadores. Siempre será el lugar de nuestro primer baño, de nuestro escarceo amoroso pegado a los riscos de debajo de las escaleras, de nuestras aguavivas y erizos, y sus picaduras. De nuestro ¡¡AL AGUA!! el día de tú cumpleaños.

San Telmo no es una playa, y unos charcos, son las tardes jugando al escondite, y a la cogida, llegando a casa con los zapatos y los bajos del pantalón mojados.

Son las tardes viendo batir las olas en el reboso del lado del charco de los perros, enguirrado en el risco que asoma al final del pasillo de cemento, en las que salías mojado hasta las rodillas porque la marea subió, y ni la viste.

Es el pejeverde pescado en el laguito, con la caña, la tanza y el anzuelo, y los erizos a montones detrás de la roca del charco de los Espadartes.

Los buches de agua tragados en el reboso de la punta, que si no te sacan la cascas.

Es la prueba de valentía de ir nadando a la Cebada y volver, como primer rito de iniciación.

La de ir nadando a la trinchera y tirarte del Camello, como segundo rito de iniciación y tirarte porque no encontraste la forma de bajar, no por valentía.

Es la diferencia en este pueblo polarizado, hasta en el mismo San Telmo estaban los de los callaos, los de las duchas, los del laguito, los de los Espadartes, los de la Punta, y los que nadaban fuera, cada uno constituyendo un grupo diferenciado, enfrentado al otro por el convencimiento de que su “zona de baño” era mejor que la del otro.

Ahora los de San Telmo, hemos olvidado las diferencias, y tenemos que unirnos a los de Martiánez, los del Muelle, los del Charcón, los de Punta Brava y la Barranquera, para defender lo que es de todos, para todos, y no dejar que nos hagan otra Placeta.”

¡SALVEMOS SAN TELMO!

Casa Amarilla – Puerto de la Cruz

Casa Amarilla – Puerto de la Cruz

La Casa Amarilla es una antigua casa de campo de dos pisos situada en el término municipal de Puerto de la Cruz, isla de Tenerife (Canarias, España). Se considera a este edificio la sede del primer centro de estudios primatológicos de la historia, al haber acogido entre los años 1913 y 1918 la Estación de Antropoides de Tenerife, promovida por la Academia Prusiana de Ciencias de Berlín y dirigida principalmente por el célebre psicólogo alemán Wolfgang Köhler (1887-1967).

En esta casa se redactarían además la serie de informes que compondrían el texto de Wolfgang Köhler, “The Mentality of Apes” (La Inteligencia de los Chimpancés), de gran influencia en la psicología, la primatología y la etología del siglo XX.

Desde el año 2005, ostenta la condición de Bien de Interés Cultural con categoría de Sitio Histórico por Decreto del Gobierno de Canarias. En la actualidad este edificio se encuentra en grave peligro de desaparición.

 

Fernanda Siliuto.(20/04/1834 – 23/04/1859)

Por Alejandro Carracedo Hernández.

Dedicado a Melecio por indicarme el camino.

No hay en este mundo sosiego para el dolor que me embarga. Tu ausencia, ya prolongada, ha alimentado el mal, el aliento ya no me llega ni para suspirar.

“¿No son libres las aves…? Por qué el hombre
no ha de serlo también?”

Cada tarde, en este balcón al Infierno vivo el martirio de no tenerte a mi lado. Encerrada en vida, si es que esto es vida, esperando tu regreso, soñando con tu  sonrisa. ¿Volverás?

“Ley inhumana
que ni aún respeta la cabeza cana
del que se acerca al fin de su vivir;”

Esta tos, que me ladra en la cabeza y mancha de atardecer mis pañuelos, ya no me da cuartel, ni descanso. Me siento débil, todo me pesa, hasta la pluma se rebela contra mí negándose a deslizar sobre el papel. La hermana me ha traído un chocolate caliente que no ha conseguido ni templar mi cuerpo.

“Ley que los mismos hombres han creado
para satisfacer su necio orgullo”

He de dejarte mi amor, volveremos a encontrarnos, yo te esperaré como cada tarde en este Infierno de balcón…

“degradante invención; siglo afamado
¿por qué la esclavitud no has de omitir?”

Para Fernanda Siliuto, nunca amaneció. Su entierro fue de noche, a oscuras, al igual que su vida desde que su primo marchó a hacer las Américas, con la promesa de volver con el dinero necesario para casarse. De su tumba, sólo se sabe que está en el cementerio entrando a la derecha. Incluso se habla de que no fue enterrada en sagrado, por lo extraño de su muerte. En su mesilla de noche, un poema, Esclavitud, como buena romántica no entendía más esclavitud, que la del amor.

 

Vista desde el balcón hacia el Infierno.
Vista desde el balcón hacia el Infierno.

 

Esclavitud

¿No son libres las aves…? Por qué el hombre
no ha de serlo también? Ley inhumana
que ni aun respeta la cabeza cana
del acerca al fin de su vivir;
Ley que los mismos hombres han creado
para satisfacer su necio orgullo
degradante invención;  siglo afamado
porque la esclavitud no has de omitir?

El opresor a su vasallo dice:
“Trabaja sin cesar de noche y día
si osas no obedecer a la voz mía
que te maten diré sin compasión;
Yo como dueño, mandaré a mi antojo
tú como esclavo servirás callando,
y perdido serás si algún enojo
mostrares del que abriga corazón”.

y el triste negro trabajando calla
encerrando su odio cauteloso
que en su pecho infeliz, con furia estalla
y le impulsa con rabia a maldecir.
Y cuando se detiene fatigado
para toma: respiración sediento,
temblando de furor siente sangriento
el afrendoso látigo crujir.

Oprobiosa ignominia..,! ¿No es tu hermano
el que haces padecer y a quién humillas?
¿Crees así elevarte soberano
robándole su fuerza y voluntad?
Un puñado de oro fe hace dueño
de un semejante a ti que cual te encierra
un corazón…  ¿por qué en perpetua guerra
le haces vivir muriendo sin piedad?

No son libres las aves… ¿por qué el negro
no ha de serlo también…? Ley inhumana
que no respeta la cabeza anciana
ni la de aquel que empieza sin vivir;

Ley que los hombres viles han creado
dando al olvido lo que Dios dispuso,
olvido criminal… siglo afamado
por qué la esclavitud no has de omitir?

¿Pero que digo yo, aún los que tienen
blanco y terso el color, blando el cabello
opresos gimen doblegando el cuello
cual si de ébano fuese su color?

¿Qué digo yo, si el que consigue alzarse
pisa la pura frente de su hermano
y en su trono infamante al asentarse
hace que le proclame su señor?

Que mucho entonces ¡ay! que el Africano
el Indio y otros mil esclavos gimen
y que tengan por dueño algún tirano
que les baga cumplir su voluntad.

Cuando los que jamás esclavos fueron
hoy como nunca sufren abatidos,
cuantos viven ¡oh Dios! envilecidos
sirviéndoles de escudo su maldad.

Fernanda Siliuto (1859)

 

A una nube

¡Nube errante, nube errante
que al cruzar en raudo vuelo
tiendes tu velo flotante
sobre el claro azul del cielo!

¡Fueran cual tú las sombrías
nubes que eternas se mecen
en el cielo de mis días
y que mi senda oscurecen!

¡Del sol las rubias quedejas
sólo ocultas un instante,
y para siempre te alejas,
nube errante, nube errante!

Mientras cual fúnebre manto,
cual señal de eterno duelo,
las contemplo con espanto,
siempre flotando en mi cielo.

Cielo en que triste fulgura,
cual sol de la vida mía
la estrella de desenvultura
que llaman Melancolía.

¡Y si levísimos rastros
dejas, ¡oh, nube!, al pasar
y como antes los astros
de nuevo se ven brillar!

Y ¡ay! en mi cielo se placen
esas nubes tristemente…
¡O si se alejan lo hacen
tan lenta, tan lentamente!

Y en el pobre pecho mío,
que suspira por amor
dejan un velo sombrío,
sombrío como el dolor.

Dejan en mí un desaliento
y una congoja, un afán…
que ignoro si es más tormento,
si vienen o si se va.

Por eso, al ver que los cielos
recorres, digo anhelante:
“Fueran como tú mis duelos,
nube errante, nube errante”

Fernanda Siliuto Briganty