El amor de Sebastián Padrón Acosta.

Sebastián Padrón Acosta por Alonso Reyes en 1951
Sebastián Padrón Acosta por Alonso Reyes en 1951

Es nombrado y conocido que Sebastián Padrón Acosta,  tomó los hábitos por un desengaño amoroso, a la par de la presión de sus tías. Pero en ningún lado, se nombra quién era la “moza” que le dio calabazas.

Aunque en la familia Montes de Oca, siempre lo hemos sabido, hoy vamos a  aportar documentos que lo corroboran, a nuestro entender.

El 29 de octubre de 1922 se publica en el Heraldo de la Orotava el siguiente poema

Leer más

El tapiz perdido de Lía Tavío, Fundación del Puerto de la Cruz.

El tapiz perdido de Lía Tavío, Fundación del Puerto de la Cruz.

Gaceta de Tenerife 30-12-1921
Gaceta de Tenerife 30-12-1921

En diciembre de 1921 se inaugura en el ayuntamiento del Puerto de la Cruz, situado en el antiguo convento de las monjas Catalinas en la plaza de la Iglesia, el tapiz realizado por Lía Tavío en el que se recrea el momento de la fundación del Puerto de la Cruz.

Según consta en prensa, el boceto del tapiz fue realizado por el Cronista Oficial del Puerto de la Cruz, D. Francisco Pedro Montes de Oca y García.

El 21 de febrero de 1925 se produce un brutal incendio que arrasa con el convento. El fuego se origina en el mirador del convento, por un cortocircuito que se genera en la centralita situada en el mismo. Leer más

Cruz Roja del Puerto de la Cruz, inauguración en 1915 de Consultorio médico.

Incidentalmente, puesto que ha sido inaugurado, puede decirse que en silencio, sin ser precedido de los acostumbrados «bombos y platillos» con las consabidas «salpicadura » de champagne de que siempre se revisten todos estos actos oficiales, asistí ayer a la
apertura del Consultorio médico para los pobres que ha establecido la Cruz Roja de este Puerto en su domicilio local.

Digno de todo elogio es, en esta ocasión, el Presidente de la Comisión don Gabriel Gómez Landero que con su constancia y venciendo no pocos obstáculos, ha logrado llevar a la realidad tan hermosa mejora de beneficencia; así como no lo es menos el farmacéutico segundo de la Ambulancia urbana D. Manuel Benítez Méndez por su desprendimiento en pro de sus preciosas sentimientos filantrópicos pues ha regalado, según me pude enterar, un valioso botiquín de caoba en donde se halla un perfecto surtido de cuantosproductos farmacéuticos puedan hacerse necesarios en cualquier clase de accidentes.

También merecen mis plácemes el Sr. Médico director D. Miguel Poggio que desinteresadamente se ha prestado a desempeñar tan humanitaria labor, por todo lo cual y en atención a lo reservadamente que esta comisión practica la caridad, doy mi más cordial enhorabuena a todos los señores que componen la Junta de Gobierno de la Cruz Roja, en éste mi querido pueblo.
Mayo 15 1915

Un portuense.

Temor a Dios.

Contaba mi abuela, que cuando aún no había llegado la luz al Puerto de la Cruz, y las calles permanecían oscuras por la noche, salían los jesuitas por el Puerto de la Cruz, con un candil y un crucifijo, y con voz quejumbrosa y oscura decían:

“Mira que te mira Dios. 
Mira que te está mirando. 
Mira que vas a morir. 
Mira que no sabes cuándo.”

Imagínense el susto en el cuerpo que se le quedaba a los que oían tan “amistosa” cuarteta.

EL PUERTO DE LA CRUZ LLEVA MÁS DE UN SIGLO RECLAMANDO UN PUERTO DIGNO.

EL PUERTO DE LA CRUZ LLEVA MÁS DE UN SIGLO RECLAMANDO UN PUERTO DIGNO.

Ya desde 1906 se reclamaba un puerto de mercancías a construir en la zona de Martiánez para mejorar el tráfico de mercaderías y la economía portuense. Un siglo de promesas y de plazos incumplidos. ¿Tendrá algún día la “llave de la isla”, el puerto que se merece? Leer más

La Chiripa

Al periodista inglés Mr. Alejandro Johnston, en señal de afecto.

Caminante: Pasado El Pardo, si entráis en El Robado, pronto contemplaréis…

En las cimas, las nieves, donde posan las nubes, tibiamente el sol licuándoles vá.

¡Que hermoso panorama! Rápidas desaparecen las nieves, y las aves, sobre frescos lechos húmedos y blandos, con apacible quietud, adueñadas por el profundo y solitario silencio ya indolentes, entonan acordes un himno de amor melancólico, cuyas cadencias! resuenan en los ámbitos del valle pintado de mil arreboles, del valle taorino. Leer más

Datos históricos del Puerto de la Cruz

I

 No hay en todo el archipiélago canario otro pueblo de mar con más marcada estampa de novelesco y romántico que éste, fundado por el regidor Antonio Luzardo de Franchi, en 1604 y en la antigua Caleta de Cuaco, que ocuparon las gentes marineras de origen portugués.

Desde una generación a otra, jamás ha percibido su vitalidad. Es lugar con honores de villazgo y conserva fuerza de rasgos, de acento y de sentimientos benefactores para cuantos se hospedan y llegan hasta sus playas bienhechoras que, guardadas, lamen las olas turbulentas del viejo océano.

Leer más

Apuntes históricos sobre la Semana Santa portuense

El Calvario antiguo

Hasta el año de 1760 estuvo el Calvario frente al Convento de San Francisco, siendo trasladado más  tarde al sitio que ocupa en la actualidad. El antiguo tenia una balaustrada de tea, de típica construcción colonial, la cual habia sido costeada por su fundador, don Juan Grimaldi de Franchy. Más tarde, por suscripción popular, se le puso cielo raso y se embaldosó su piso que era de  tierra. En el lugar que había ocupado, esto  es, en la plazuela de San Francisco, el nieto de don Juan Grimaldi, de nombre don Juan Máximo de Franchy, edificó unas lonjas, que más tarde pasaron a ser propiedad de la familia de Chaves. Leer más

Carrito de D. Tomás

Manuel de Falla
Manuel de Falla

Pegado al costado de la Iglesia de Nuestra Señora de la Peña de Francia, estaba el carrito de D. Tomás, llevado por el propio Don Tomás, hombre de carácter agrio y semblante serio imponía respeto a los niños que como yo se acercaban a comprar a su carrito. ¡No me toques las papas fritas niño, yo te las doy!, te decía cuando cogías el paquete dispuesto a pagárselo ya.

Su semblante recordaba al que aparecía en los billetes de 100 pesetas, con el rostro de Manuel de Falla, delgado, calvo y con gafas, Don Tomás imponía con su carácter un respeto que hacía que comprarle golosinas se convirtiera en algo tan serio como presentar una gestión en el ayuntamiento.

D. Tomás tenía en su carrito, judías, caramelos, piruletas, chupetes, pipas, millos, pero lo que más me gustaba, mi golosina favorita, eran esos triángulos de lujuria y placer, de disfrute de los sentidos, que se derretían en la boca dejando pedacitos de caramelo almendrado, que guardabas para el final y masticabas con deleite, esas riquísimas y maravillosas tabletas de Toblerone.

Aún hoy, en ese lugar hay un carrito que lleva su nombre. El otro día pregunté por él a la joven que trabaja dentro, y le conté que yo conocí a D. Tomás, me miró con cara de, “a mí que me importa” y sólo faltó decirme, “señor, no me toque las papas fritas, que yo se las doy”, sonreí. D. Tomás, su espíritu sigue vivo en ese carrito, D.E.P.

La tradición oral, conversación con Punta Brava amiga.

Hablando con Punta Brava Amiga en el Facebook sobre tradición oral, se formó esta curiosa conversación que creo que es de ley guardar, para que no se pierda en el sumidero de la eventualidad que son las redes sociales, donde la afirmación más esplendorosa, se pierde en el vacío del tiempo a los 5 minutos de escribirla.
Leer más