El Coroto de los Méndez.

Al Excmo. señor don Angel Benítez de Lugo, Gentil hombre de S. M. y marqués de Celada.

Preámbulo

Cadena del Coroto de lo Mendez
Cadena © Silvano Acosta

A un orotavense de nacimiento, pero porteño en alma y patrióticos hechos probadísimos, don Bonifacio García y Rodríguez (1), gustaba mucho recordar las viejas memorias aprendidas durante su niñez en las aulas del convento dominico, que dirigían una buena pléyade de monjes sapientes, establecidos en la villa de la Orotava (2), aristocrática población, alzada sobre su asiento arrogante, al naciente de aquel célebre «Jardín hespérico», que llego ser memorablemente cantado por los poetas helénicos y le llamaron nuestros mayores Valle de Taoro.

Don Bonifacio, era dueño de una rememoración prodigiosa; él sabia cosas de las que hoy casi nadie se acuerda.

Años ha, tuve el honor de conocer y tratar íntimamente al señor García, mejor dicho, en cierto día, oí de los labios del anciano cuentista, con toda atención, la tradición narrada que me dio tema y titulo pura escribir la que de elija recuerdo y de la cual, refrescando mi memoria hoy, más o menos es como sigue:

I

Narración

 

Detalle de la cadena
Detalle del engarce de las esmeraldas (faltan) © Silvano Acosta

En Venezuela, a los canarios se les quieren, se les distinguen. Particularmente a los nacidos en este Puerto de la Cruz, mucho, muchísimo. El hospitalario pueblo caraqueño, ya ha glorificado a gran número de ellos.

¿Qué hijo de aquella ciudad fundada por Losada, no venera como patricio suyo al capitán de blancos isleños, don Sebastián de Miranda y Ravelo? ¿Quién no sabe en Caracas que de don Sebastián y de su mujer doña Francisca Antonia Rodríguez y Espinosa (3), naciera aquel hombre ilustre que titularon un día de Marqués de Miranda, propios y extraños?

Todos saben muy bien que el precursor de la República, el generalísimo don Francisco de Miranda Rodríguez, «El mártir de la Carraca», llevó en sus venas la sangre generosa de nuestros portuenses. Todos lo saben, nadie lo ignora. ¡Y con qué acierto presidio el Gobierno federal en el memorable día 26 de Marzo de 1812 don Francisco! ¡Como dictaba órdenes en tan aciago día, en tan luctuoso Jueves Santo el hijo de don Sebastián!…

El Jueves Santo de 1812, fué y será por siempre para los venezolanos, «El aparente día bíblico de un juicio final conmemorativo»; es la fecha aterradora en que un tremendo terremoto arruinase a varias provincias de un floreciente territorio caribe y gran número de aquellos pobladores fenecieran, no gozasen de la implantada independencia que el hijo del portuense conquistara para hacerles felices, parra hacerles dichosos…

¡Día horripilante debió ser aquel! En ese día 26 de Marzo, junto al atrio del  oratorio de San Felipe Nery, un presbítero apellidado de García Ortigoza, sermoneaba y más sermoneaba a tantos acoquinados fieles que a implorar perdón allí se habían ido; al templo corrieron a congregarse, al templo a recibir la muerte se fueron, a servir de víctimas propiciatorias…, y en la misma forma y en el mismo tono excitadísimo, ya atardeciendo peroraba en la Plaza de los Dominicos el R. P. Prior de aquella Comunidad, haciendo creer a millares de personas, que el motivo de tan fatal cataclismo era un castigo del cielo al crimen de la rebelión (4); cosas y hechos que motivaron a Simonsito Bolívar, joven valiente y ágil. Emparentado con los Pontes de aquí, a desvirtuar las imprudentes afirmaciones y dio ánimo al Gobierno, para dictar medidas adecuadas a calmar la excitación producida por el celo imprudente y pernicioso del Clero. (5).

Grilletes
Grilletes © Silvano Acosta

Por el Jueves Santo hecatoméico de Venezuela, en Caracas eran muchos los canarios establecidos. Ellos ese día, salieron en masas y despavoridos de sus casas, corriendo a extramuros de la ciudad capital, para refugiarse en la histórica ayuda de parroquia llamada de Nuestra Señora de la Candelaria (6), y llenos de terror poniéndose bajo la protección de «La Excelsa patrona de los isleños» pedían les librase de perecer en aquel formidable cataclismo, ofreciéndole costear una función y procesión, pasado el fatal terremoto.

En igual forma, católicos venezolanos, en la apartada parroquia de la ciudad de Basinas invocaban el sacrosanto nombre de la imagen milagrosa del «Gran Poder de Dios, que es la que se venera en esta Iglesia de Ntra. Sra. de la Peña de Francia, y de la que existió en aquel tiempo una fiel reproducción al óleo, acordando depositar sus limosnas en manos de cierto significado sacerdote hijo de aquella población, de apellido Méndez—a quién el libertado Bolívar hizo más tarde ocupar la dignidad de Arzobispo de Caracas y falleció fuera de su país natal—por lo que este Prelado le encomendó al Dr. D. José Cecilio Avila, su secretario de Cámara (7), años antes de morir, que recurriere a los familiares de S. L y obtenida de ellos la cantidad total igual a la recolectada, dispusiese con ella lo que creyese más conveniente hacer.

El secretario del Arzobispo, cumplió el encargo de su señoría y reuniendo cierta cantidad, remitió desde Caracas a los mayordomos de la Cofradía de la imagen Sres. de las Nieves Ravelo, unos grillos de plata con cadena del mismo metal sobredorada y bruñida, trabajo hecho a la filigrana y artísticamente adornado con algunas fines esmeraldas, hermosísima joya a la que los parientes del inmortal precursor de la República D. Francisco de Miranda en este Puerto (los González), señalaron como una representación de aquellos llevados durante «su cautiverio en la Carraca y que el vulgo ha dado en llamar «El Coroto de los Méndez» (8).

II

Como Apéndice

(Investigaciones)

Cuan grande es el renombre que rodea a la Parroquia de Ntra. Señora de la Peña de Francia, del pueblo ribereño, mí solar de insignes literatos y guerreros heroicos, de monásticos santos y artistas inspiradísimos, do se venera la sagrada efigie del Gran Poder de Dios.

 

Experimentaba yo un sentimiento, una emoción Interior que me impulsaba a acercarme hacia la estatua milagrosa y tocar con mis propias manos «el Coroto de los Méndez», observarle bien, y dar crédito a la forma como lo describió el señor García, y en efecto; no cabe duda alguna que existe y es idéntico a como lo describe D. Bonifacio; más, la casualidad de haber obtenido de un señor alemán, en el año 1912, una copia del amplio árbol genealógico, para esclarecer si el apellido segundo de Méndez de su esposa, procedía de aquel célebre Diego Méndez de Segura, compañero de Cristóbal Colón en su cuarto viaje a las Indias (9), nos vino a dar a saber el origen de tal Arzobispo de sus hermanos y con quienes tomaron estado, lo -mísmo que por señaladas las distintas ramificaciones, muy bien podrá el lector inclinarse probablemente en los descendientes de éstos, cuyos sujetos serían los donantes del costo de los grillos y cadena, objeto de estas investigaciones.

He aquí el árbol

Diego Méndez con doña Gertrudis de la Barta y procrearon:

1º Don Ramón Ignacio Méndez y de La Barta prócer de la Independencia y Arzobispo de Venezuela, nacido en Barinas, el año 1794 y falleció en Vilieta (en destierro) el 16 de Agosto de 1839. Este Prelado, aparece autor de las «Relaciones que el Arzobispo de Caracas y Venezuela, dirige a sus Diocesanos, sobre varios errores que se propagan en la Diócesis (Caracas M DCCCXXXIV (10) y de «El doctor don Ramón Ignacio Méndez, manifiesta a sus compatriotas la injusticia con que el Senado de la República le ha expulsado de su seno, 1826)» (11)

2º Rafael que murió soltero.

3º  Doña Manuela Méndez y de La Barta, casada con el coronel don Pedro Briceño y Pumar, prócer de la independencia y jefa de la Caballería republicana, quienes procrearon los hijos siguientes:

A.- El general y prócer de la independencia don Pedro Briceño y Méndez, consorte de doña Benigna Palacios y Bolívar, sobrina del Libertador Simón Bolívar y cuyo militar desempeñó el cargo de su fiel secretario, siendo agraciado por el rey Jorge IV, de Inglaterra, con un hermoso presente, que consistía en artística caja de oro, como señal de la gran estimación que este Monarca le profesaba.

B.- El presbítero Ignacio Briceño y Méndez.

C.- El  coronel y prócer dé la Independencia! don Nicolás Briceño y Méndez, que murió defendiendo a Urdanela, 1813, en Barquisimeto o en San Juan de la Guayana.

D.- El general y prócer da la Independencia don Juan Briceño y Méndez, marido de doña Josefa Camejo y Garcés.

E.- Doña Juana Briceño y Méndez, esposa del prócer de la Independencia don Cristóbal de Mendoza y Montilla.

F.- Doña Mercedes Briceño y Méndez, unida en lazo matrimonial al coronel y prócer de la Independencia don Manuel Antonio Pulido,

G.- El coronel don José María Briceño y Méndez, prócer de la Independencia, casado con doña Josefa Santander, hermana del general don Francisco de P. Santander (12).

H.- Doña Nicolasa Breceño y Méndez, mujer legítima de don Francisco Villafaña (13).

4º Don Felipe Méndez y de La Barta, que contrajo nupcias doña Josefa Goitia, padres de:

I – Doña Gertrudis Méndez y Goitia, consorte de don Juan lgnacio Briceño.

II – Doña María Ignacia Méndez y Goitia, esposa da don Juan José Briceño, quienes fueron padres del general José Briceño Mendaz, casado con doña Gertrudis N., sin sucesión, y de doña Natividad Briceño Méndez, mujer del prócer de la Independencia y Secretarlo del general Páez; don Nicolás Pumar.

III – Doña María Méndez y Goitia, casada con el prócer de la Independencia don Pablo María Pulido.

IV – El prócel de la Independencia don Juan de Dios Méndez y Goitia, esposo de doña Magdalena Díaz y Bustamante, quienes procrearon entre otros hijos a don José María Méndez y Díaz, consorte de doña Ana María Brito y Cisneros. Hija de Rafael Brito y de María Josefa Cisneros, y Oliveros (14).

Pondremos puntó final a esta tradición haciendo constar que, como hija legítima de don José y de doña Ana María, vino al mundo doña Ana María Méndez Brito, y ésta, unida a su esposo don Alejandro Boné, procrearon a doña Alice del Carmen Boné y Méndez, señora que contrajo nupcias con el súbdito alemán, a quien ya nos referimos, llamado Enrique Rodé.

La copia del amplio árbol genealógico del Sr. Rodé, que guardamos en nuestro archivo como oro en paño, y va esbozado en este humilde trabajo, lo creemos contener relacionado las familias donantes del «Coroto de los Méndez». El nos ha dado la luz suficiente para así afirmarlo.

 

Francisco P. Montes de Oca García.

Cronista titular del Puerto de la Cruz

Noviembre de 1922.

 

Nota de Canarízame: Agradecer a Silvano Acosta las preciosas fotos que ilustran este artículo. Esta es su primera colaboración con este blog pero espero que no sea la última.

 

 

  • (1)     Organista cantor, notario eclesiástico de la parroquia de Ntra. Sra. de la Peña de Francia, del Puerto de la Cruz, y alcalde y juez municipal del mismo.
  • (2)     Arautapala, en lengua guanche.
  • (3)     Casados en Caracas el 25 de Noviembre de 1750.
  • (4)      «Rebelión de Caracas», por José Domingo Díaz.
  • (5)     O’ Leary, «Narraciones»,
  • (6)     Edificada en 1708, por los naturales de este archipiélago, ayudados del Vble. sacerdote el Ldo. don Pedro de Vicuña, («Caracas Colonial», por José de Oviedo y Baños, Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Año III, Tomo III, núm. 3, pag. 105, 1914, Viceparroquia en n 1716 y en 1750 Parroquia «Canarios en America» recopilación histórica, por Manuel H. Marrero, pagina 59).
  • (7)     Desempeñó este cargo hasta pocos años antes de fallecer.
  • (8)     «Coroto», parece ser impropiamente llamada a esta joya, puesto que ello, según el Diccionario de  Espasa, quiere decir cosa inservible.
  • (9)     Henrique Rode, hoy vecino del Comercio de Caracas,
  • (10)  Catálogos de la Biblioteca de Ultramar, (Madrid 1900 pág. 131).
  • (11) Hacen autor da este manifiesto a Pumar (véase las cartas autógrafas del general Santander, Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Año II, Tom. II, Núm. -1 pág. 3, 1913)

5 pensamientos en “El Coroto de los Méndez.

  • 15/11/2011 en 11:21 pm
    Enlace permanente

    Hola me interesa saber sobre Juan de Dios Méndez Diaz, padre de Juan de Dios Mendez y Mendoza, y de Eugenio Mendez y Mendoza quién fue abuelo de Conny Méndez. Es la misma persona?

    Respuesta
  • 16/11/2011 en 10:54 am
    Enlace permanente

    Estimado Diego G, Sentimos no poder ayudarte en esta pregunta, ya qu eno conocemos a ninguno de los nombrados en tu comentario, si dieses más datos, lugar de nacimiento, alguna fecha, quizás podríamos ayudarte más.

    Saludos.

    Respuesta
  • 04/04/2012 en 5:43 am
    Enlace permanente

    Por favor puede confirmar si Ana Maria Mendez Brito es hermana de Maria Josefa Mendez Brito, la madre de Rafael Ramon Nogales (Inchauspe) Mendez.

    Gracias de antemano

    Respuesta
  • 04/04/2012 en 7:08 pm
    Enlace permanente

    Un observacion y perdonen el atrevimiento, pero estoy razonablemente seguro que Juan de Dios Mendez y Gotia se caso con Magdalena Diaz y Rivero, y no con Magdalena Diaz Bustamante; por favor verificar en sus fuentes para confirmar. Saludos

    Respuesta
    • 05/04/2012 en 12:09 am
      Enlace permanente

      Gracias Roberto por leernos y molestarte en comentarnos. El artículo está escrito en Noviembre de 1922 por Francisco Pedro Montes de Oca y García, no tenemos acceso a los datos originales, pero para esto precisamente son los comentarios, para aclarar y aportar. Nos alegra que puedas aportar esta información y si tienes datos que aportar o nos puede citar tus fuentes, podemos añadir una nota al artículo aclarando este hecho. De nuevo gracias por molestarte en leernos.

      Respuesta

Deja un comentario