Sobre el origen de la palabra guagua

Sobre el origen de la palabra guagua

A Agustín Miranda, porque sí.

Hay una teoría que dice que el nombre viene de las siglas Wa & Wa Co. Inc. (Washington, Walton, and Company Incorporated) que llevaban las primeras guaguas llevadas a Cuba por los americanos.

Guagua cerca del Club Nautico
Guagua cerca del Club Nautico

¿Alguien conoce ésta compañía a parte de las menciones en las páginas que hablan del origen de la palabra guagua?

Buscando en la Biblioteca del Congreso Norteamericano, y en periódicos de la época no se encuentra ninguna referencia a esta compañía ni ninguna con nombre similar.

Leer más

MILLONES DEL CABILDO SIN ORDEN NI CONCIERTO

Muchas cosas se están haciendo en Tenerife. Muchos millones andan a voleo por ahí. Muchos esfuerzos se realizan. Muchas voluntades se mueven. Pero todo, fijaos bien, todo, absolutamente todo, sin responder a un orden preconcebido, a un plan de conjunto o parcial, a un programa mínimo, con respecto a ninguno de los propósitos o de las intenciones.

Beneficencia y Sanidad: Ya hemos dicho en nuestro número anterior lo que pasa con el Hospital Civil. Un Centro bien atendido perfectamente organizado. Dotado de todos los medios que necesita para el desarrollo de los servicios y funciones que tiene encomendados, pero que no cumple, ni con mucho, las finalidades que le corresponde cumplir, ni satisface las necesidades que debe satisfacer.

Carreteras y vías insulares: Se emprenden obras, bien por propia función o con carácter de proyectas apoyados y protegidos por la Corporación y se realizan incompletamente, o se eternizan en su ejecución, o se ejecutan aquí y allá, satisfaciendo necesidades parciales y locales, sin responder a un plan o programa de conjunto, sin completar nunca ningún sector entero de la red de vías que debieran tenderse, como una ordenada combinación de enlaces, sobre todo el perímetro de la Isla.

Turismo: Se construyen y proyectan paradores y miradores y, aparte el hecho de la demora en construirse de la dilación en la ejecución de unos proyectos de cuya necesidad poco será cuánto pueda decirse, se echan de menos el estudio de conjunto, el plan general, que permita conocer y fijar las posibilidades turísticas del país, las necesidades planteadas, en toda clase de iniciativas, con discriminación exacta de la perentoriedad de cada una y orden de prelación que a su solución corresponda…

Son éstos sólo tres puntos y son con respecto a ellos sólo unas consideraciones incidentales, apuntadas someramente, sin detenido estudio y únicamente como surjan y se presentan al juicio popular. Pero como “botones de muestra” pueden y deben bastarnos. Ellos nos demuestran cómo se enfocan los asuntos en la órbita de la política insular y cómo va saliendo todo, a brincos, a retazos, sin orden ni concierto, perdiendo la labor, pese a la buena voluntad que en ella indudablemente se pone, un ochenta por ciento de su importancia, de su eficacia y de su valor.

Ocurre también en lo local, pero ahora estarnos hablando de lo insular y no queremos apartarnos del tema. ¿Dónde está el programa insular, program.a total de actividades, qué dé unidad y fije la continuidad de la política a realizar en cualquiera de los terrenos a que la política del Cabildo afecte?

Un plan general de comunicaciones, en el que se armonice la función oficial, en carreteras, de la Junta Administrativa y de la Jefatura de Obras Públicas, con la propia función insular, en caminos vecinales y la que los Municipios puedan realizar dentro de los términos respectivos.

Un plan general de obras Sanitarias y de asistencia, en el que se debe también trabajar con acuerdo perfecto y en estrecha colaboración con la Jefatura Provincial de Sanidad y Ayuntamientos, para no duplicar servicios y poder complementar los existentes, llevándolos a su máxima eficacia y amplitud, obra en la que deben emplearse los mayores recursos, convirtiéndola en base y eje de toda b política y todos los empeños de la Corporación.

Un programa de turismo, en el que la función propia del Organismo debe dejar paso a las iniciativa privadas, fomentadas, apoyadas estimuladas por él, llegando a pedir colaboraciones e ideas, como en otros lugares y principalmente en el Norte de España, se acude a la eficaz y entusiasta labor de las Juntas de Iniciativas, que tan excelentes resultado han dado donde quiera que llegaran a crearse.

Un plan general de obras culturales, en el que podría figurar todo lo que de alguna forma pueda referirse a la enseñanza y fomento de la cultura, – Museos, subvenciones, becas para enseñanza, etc.—Con este plan de conjunto se evitaría la dispersión actual de los empeños, con los proyectos de un Museo Oceanográfico, un Museo Militar, un Museo Insular,—¿de qué?—, y otros y otros proyectos, lanzados por un lado y por otro, unos en marcha, los demás esbozados, apuntados, iniciados simplemente. Y abarcándolo todo un programa de conjunto; un programa definido, en el que se comprendan las necesidades y los recursos con que se cuenta para satisfacerlas.

Un programa que no sería el de ésta o aquella Corporación, ni de éste o aquel presidente o éste o aquel consejero, sino el programa de la Isla y para la Isla. Programa de presente y, sobre todo, de futuro.

Pasó el tiempo en que los cambios de partido político traían aparejados los de personas y proyectos o empeños. Hoy esto no se concibe. Las Corporaciones han de trazar sus programas con miras a largos años de realización y por ello deben ser bien meditados y estudiados, para que establezcan el principio de una tarea ininterrumpida ya hasta su total realización, con un sentido claro y preciso de continuidad.

Pero el programa debe existir. La labor caprichosa debe cesar. Lo que se haga debe responder siempre a una necesidad definida; nunca al voluntarioso gesto de amistad o simpatía, o al impulso,—por generoso y noble que sea—, del momento, fruto de la improvisación o de la espontaneidad, siempre un poco inconsciente.

Orden y concierto. Todo lo que no se haga así será, por bien intencionado que parezca o en la realidad sea, un juego de tristes resultados para la economía y para el porvenir de la Isla.

Publicado en 1952 en la Revista Selecciones Canarias

Pero parece que fue ayer.

El caciquismo o ¡qué poco hemos cambiado!

“…El caciquismo constituye en esta Ciudad un caso patológico del que nadie puede forjarse ni siquiera una idea aproximada, sino viéndolo, tocándolo, observándolo de cerca y atentamente.

Actúa en todas las esferas sociales, se mueve en todas las periferias, gira en torno de todos los organismos políticos, administrativos y particulares; oprime en todas partes, se impone en todos los órdenes de la vida, aplica su boca vampiresca doquiera que hay riqueza, estrangula con su garra de pantera todo cuanto se opone á su obra maldita; múltiples son sus manifestaciones y funestos sus efectos.

A la sombra de los intereses creados, al amparo de un poder omnipotente y rufianesco1 ejercido durantes luengos años, crece el parasitismo matonil, se desarrollan las miserables larvas de la cloaca política.

Nada se respeta, ni personas ni cosas. Aqui no existe más poder que el del Cacique, dueño de vidas y haciendas, ni otra legalidad que aquella que sus mandatarios imponen.

Todo parece comprado, todo parece materia mercantil, conciencias, ideas, personas… “Esto huele á podrido”—diría Hamlet. El caciquismo se ha impuesto por el oro y por el terror. Reparte sinecuras, derrama el dinero á manos llenas, compra matones. La majeza es fórmula de convicción, el billete de Banco intermediario, entre el hampón encumbrado y la canalla hambrienta ó ambiciosa…”

El Progreso – 21 de noviembre de 1911. Hace más de un siglo, y seguimos casi igual.

Lo que las piedras cuentan y Canarízame comienzan lo que pretende ser un gran concentrador de blog sobre Canarias.

El blog creado por Melchor Padilla, Lo que las piedras cuentan, y Canarízame, creado por Alejandro Carracedo, se conectan en el día de hoy y desde este momento se podrán leer  también las entradas publicadas en LQLPC en Canarízame.

Con esta iniciativa se pretende poco a poco concentrar la información disgregada por la red de manera que cualquier persona que aterrice en uno de nuestros blogs encuentre la mayor cantidad de información sobre la historia de Canarias posible, sin tener que volverse loco buscando por la red.

A la imagen y semejanza de los antiguos anillos web, se pretende encaminar al visitante de manera que pueda conseguir toda la información posible desde una sola página. Consiguiendo la mayor difusión de las historias y hechos contados, principal objetivo de nuestros blogs, rescatar del olvido las cosas que nunca nos contaron, ofrecer un homenaje a todos los abuelos y sus historias, a nuestro bagaje cultural, a nuestro pedazo de gloria que nadie se ha dedicado a enseñarnos.

Gracias a Melchor porque mi idea ya estaba en su mente cuando hablamos,  y solo hemos tenido que plasmarla.

P.D.: Disculpen que de momento las entradas aparezcan un poco descolocadas, se corregiran, estamos trabajando para realizar el mismo proceso en dirección contraria.

El barco de la luz

por Antonio González

Un nublado día de Mayo de 1973 , silenciosamente y sin nadie que lo despidiera , salía del puerto de Santa Cruz un barco gris y triste , pero que tuvo durante años una luminosa presencia en el mismo.

¿ Qué quién era esa nostálgica nave que nos ocupa ?… , pues su nombre era el NUESTRA SEÑORA DE LA LUZ ,y cual fué su historia anterior , pues intentaré narrartela brevemente.

 


Su nombre de nacimiento en Masachusstes en el año 1943 fué  el USS OSWALD DE-71 , en pocos meses este brava fragata especializada en la lucha antisubmarina , fúe cedida por EEUU a la marina inglesa (ROYAL NAVY) , dónde la  rebautizaon con el nombre de HMS AFFLECK .

Sus intervenciones en la cruel contienda mundial , fueron brillantíisimas , siendo varios los submarinos alemanes del Almirante Doenitz que sucumbieron a esta veloz fragata.

Participó en el apoyo naval del desembarco de Normandía en Junio de 1944 , poco más tarde fué alcanzado por un torpedo alemán que terminó con su participación en la guerra.

Fue remodelado en Amberes en el año 1949 y adquirido por el INI español y adecuado a su nueva misión de buque generador de energía electrica , realizó diversos servicios en la Península hasta que en septiembre de 1962 llegó al que sería su principal destino… Santa Cruz de Tenerife.

Hacia mediados de septiembre de 1962, sería llevado hasta Tenerife por el remolcador RA-3 de la Armada Española −este remolcador también había navegado con la bandera de la Royal Navy durante la II Guerra Mundial−. Después de unos treces días de navegación tras la estela del RA-3, el NUESTRA SEÑORA DE LA LUZ arribó al puerto de Santa Cruz de Tenerife, quedando amarrado en el ángulo de la dársena sur, desde donde de inmediato comenzó a suministrar electricidad a gran parte de la Isla, y lo hizo fielmente durante once años, convirtiéndose en todo un referente en la historia del Puerto de Santa Cruz de Tenerife.

Candelaria, estaba tomando forma una gran central eléctrica, capaz para el suministro de toda la Isla, siendo inaugurada a las 17:30 horas del 12 de mayo de 1973

 

 El NUESTRA SEÑORA DE LA LUZ sería utilizado como central eléctrica flotante en Lanzarote

Virgen de la Luz en Lanzarote
Virgen de la Luz en Lanzarote

Y un buen día, el viejo y cansado NUESTRA SEÑORA DE LA LUZ como mismo llegó a Canarias, se marchó, pausado, sin ruido, con mucha discreción, y  probablemente así llegó a Cádiz, para ser internado en el Arsenal Naval de La Carraca, donde al parecer permaneció en su último tramo de vida.  Oscuro final para tan luminosa existencia.

Capitán de navío

Yo soy de Teno Alto. Y allí arriba había un matrimonio, Domingo y María, que se llevaban muy bien. En aquel entonces en los campos llovía poco y la gente se bañaba de año en año.

Se dio la casualidad que Domingo se muere un día de invierno, y antes se bajaban los muertos por el risco para abajo. Y desde arriba María, ya viejita, se ponía a gemir: ¡ay, mi Domingo tan bueno que era!, y todo esto sin parar de llorar. Y mientras esto sucedía, los otros bajando por ese risco con el muerto. Pero como era un día de invierno y el agua corría tan fuerte por el barranco, al cruzarlo se les cayó la caja. Su mujer desde arriba gritaba : ¡ay mi Domingo, tanto miedo que le tenías al agua, y ahora vas de Capitán de navío!.

Antonio Luís Regalado.
Asociación de mayores “Cardón de oro”, Buenavista del Norte.
Nos cuentan historias – Editado por CajaCanarias.

La tradición oral, conversación con Punta Brava amiga.

Hablando con Punta Brava Amiga en el Facebook sobre tradición oral, se formó esta curiosa conversación que creo que es de ley guardar, para que no se pierda en el sumidero de la eventualidad que son las redes sociales, donde la afirmación más esplendorosa, se pierde en el vacío del tiempo a los 5 minutos de escribirla.
Leer más