Lo que va de ayer a hoy

por Melchor Padilla

Con mucha frecuencia no somos conscientes de los cambios que se producen en nuestro entorno y, además, olvidamos con mucha rapidez qué había antes de esos cambios en el espacio geográfico en que nos desenvolvemos. Así, no es infrecuente que muchos de los habitantes de la zona metropolitana de Tenerife hayan olvidado cómo era el paisaje urbano de su propio barrio antes de, por ejemplo, la puesta en marcha de las obras del tranvía. Por ello en muchas ocasiones sólo nos queda la solución de ver antiguas imágenes de los sitios para recordar el aspecto que tenían hace unos años. Hoy en día, gracias a internet, tenemos a nuestra disposición medios para conocer cómo eran nuestras islas en un pasado no muy lejano.

En la red podemos encontrar imágenes fotográficas antiguas del archipiélago en sitios como la Fundación para la Etnografía y el Desarrollo de la Artesanía Canaria (FEDAC), organismo autónomo dependiente del Cabildo de Gran Canaria, que mantiene un interesante fondo fotográfico de todas las islas. Aunque presenta algunos errores de identificación de lugares es una magnífica herramienta de trabajo para los interesados en conocer nuestro pasado. También hay que mencionar a un importante número de coleccionistas de imágenes antiguas que cuelgan éstas en la red para disfrute de los usuarios.

Otro importante recurso es el denominado Sistema de Información Territorial, que gestiona la empresa pública GRAFCAN de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial del Gobierno regional, que consiste en un sistema único de gestión de datos geográficos y territoriales de Canarias al que se puede acceder a través de la página Infraestructura de Datos Espaciales de Canarias (IDECanarias). Esta página ofrece la posibilidad de consultar de forma gratuita a través de su visor fotografías satelitales de la actualidad, algunas de las cuales -las de las zonas urbanas- son en alta definición, y además, en su apartado de Fototeca, nos ofrece un conjunto de fotografías aéreas digitalizadas del archipiélago desde principios de los sesenta, lo que nos permite establecer comparaciones acerca de los cambios que se han producido en nuestro territorio insular. No obstante, desde hace poco los usuarios frecuentes de esta página nos hemos encontrado con la desagradable sorpresa de ver que en las imágenes de la fototeca aparece impresa repetidas veces la marca de agua con el logo de la empresa pública. Lamentable.

Veamos algunos ejemplos de los cambios que se han producido en nuestro paisaje:


Candelaria-Caletillas: Desarrollado a partir de los ochenta como ciudad dormitorio de Santa Cruz, el municipio de Candelaria ha sufrido un espectacular aumento de población que lo ha llevado a quintuplicar en pocos años su número de habitantes, pasando de 5.000 en 1960 a casi 25.000 en la actualidad. Todavía no existían ni los puertos ni la Central de Unelco de Las Caletillas.

Puerto de la Cruz: Si comparamos las dos imágenes podemos apreciar cómo era esta ciudad en los inicios del boom turístico. Todavía no están construidos la mayor parte de los hoteles de la avenida de Colón. Únicamente vemos el Hotel Valle Mar y frente a él la costa pues ni las piscinas de San Telmo ni, por supuesto, el lago Martiánez aparecen todavía. Todos los terrenos que hoy constituyen las urbanizaciones de la zona de La Paz se encuentran todavía plantados de plataneras.

Los Cristianos-Las Américas: Es quizá el ejemplo más espectacular del impacto urbanístico provocado por el desarrollo turístico. En la foto de los sesenta apreciamos el pueblo pesquero de Los Cristianos, en el que sólo aparece el muelle antiguo. Todavía no se ha llegado a formar la enorme zona urbana que se originó tras el despegue del turismo en el sur de la isla en los años setenta.

Todavía no existen Las Américas ni las playas artificiales creadas con mucha posterioridad. Este disparatado crecimiento urbanístico ha hecho que los municipios de Arona y Adeje, que comparten el gobierno de esta conurbación, pasaran de una población que no llegaba a 12.000 habitantes en 1960 a contar en la actualidad con más de 120.000.

La Vega de La Laguna: En la foto más antigua observamos una zona agrícola, posiblemente la mejor de la isla, que va desde la plaza del Cristo hasta Las Mercedes y que sólo era cruzada por la carretera de Tejina y el camino de Las Mercedes. El camino del Rayo une ambas, aunque todavía hay muy pocas casas construidas en él. En la imagen actual vemos cómo el proceso urbanizador avanza de manera inexorable. La Vía de Ronda aparece cortando en dos toda la vega y nos tememos que no tarden en abrirse transversales a esa vía.

Como podemos apreciar, en estos años se ha producido una enorme transformación en algunas zonas de Tenerife, ocasionada por el enorme aumento poblacional que trajo consigo el desarrollo turístico, que, en palabras de la profesora Domínguez Mújica de la ULPGC, ha provocado que hayan sido afectados algunos parajes de un gran valor ecológico y se haya modificado la dinámica natural de algunos espacios, alterando las mareas, la circulación de las arenas, haciendo peligrar la conservación de algunas especies endémicas y destruyendo la propia conformación orográfica de lomos y barrancos, con un tipo de edificación que no ha respetado la fisonomía original del territorio. En otras áreas el aumento poblacional y su repercusión en el territorio están afectando a zonas de gran interés agrícola.

Según cifras del Instituto Canario de Estadística (ISTAC), en cincuenta años Tenerife ha pasado de un número de habitantes que no llegaba a los 400.000 a contar en la actualidad con 900.000.

¿Puede seguir nuestra isla este ritmo de crecimiento?

Visita el artículo original

Deja un comentario