Alcaldes de Santa Cruz en el S. XIX

Don José María de Villa, en 1803 y en 1814;
don José Víctor Domínguez, en 1804, en 1810 y en 1812;
don Nicolás González Sopranis, en 1805 y en 1809;
don José Cuezala Bignoni, en 1806;
don Víctor Monjuy, en 1807;
don Miguel Bosq, en 1808;
don Domingo Madan, en 1811 y en 1812;
don Antonio Quevedo, en 1813.
También ocuparon la alcaldía en 1813, don Tomás Canibreleng y don Matías del Castillo Iriarte. Este último, ilustre tinerfeño, sobrino del célebre fabulista y padre político del maestro don Carlos E. Guigou, volvió a ser alcalde en 1821 y en 1842. A él se debe la nomenclatura de los nombres de las calles de Santa Cruz. Falleció en 1848. Don José Crosa, en 1815, en 1833 y en 1834;
don Juan de Mattos y Azofra, en 1816, en 1822 y en 1839;
don Francisco Javier Fernández, en 1817. También fue alcalde este año don Enrique
Casalón, y lo fue de nuevo en 1819;
don José Sansón, en 1818 y en 1827;
don Patricio Anrán del Prado, en 1820;
don Antonio Viña, en 1823, en 1828 y en 1831;
don Francisco Meoqui, en 1824 y en 1836;
don José Fonspertuis, en 1825 y en 1837;
don José Calzadilla, en 1826, en 1829 y en 1841;
don José Espinosa Cambreleng, en 1830;
don Rafael Cortés, en 1832 y en 1833;
don Bernardo Forstall, en 1835, en 1838 y en 1843;
don Miguel Soto, en 1836;
don Juan del Castillo Naranjo, en 1840;
don Bartolomé Cifra, en 1844;
don Lorenzo Tolosa, en 1845, en 1856 y en 1857;
don José Luis de Miranda, en 1846, 1847, 1854, 1855, 1856, 1859, 1860, 1861, 1862, 1863, 1867 y 1868.
Don José Luis Miranda, que tantas veces ocupó la Alcaldía, fue un integérrimo ciudadano, culto, recto, entusiasta, abnegado en los días de la fiebre amarilla de 1862.
Fue también presidente de la Diputación provincial. Murió desempeñando el cargo, en 2 de marzo de 1868, siendo su entierro una de las mayores manifestaciones de duelo aquí presenciadas, asistiendo el Ayuntamiento en pleno bajo mazas, presidido por el gobernador civil. Había nacido en esta capital, el 4 de octubre de 1797.
Don José Librero, en 1848 y en 1849;
don Esteban Mandillo, en 1850, 1851, 1852 y 1853;
don Bernabé Rodríguez, en 1857, 1858, 1859 y 1873;
don Patricio Madan y Cambreleng en 1863, 1864, 1865, 1866, 1875, 1876, 1877 y 1878.
Fue curioso un bando del señor Madan y Cambreleng ordenando a los vecinos el barrido del frente de sus casas los miércoles y sábados.
Don Luis Segundo Román y Elgueta, en 1868;
don José Suárez Guerra, en 1869 y en 1873;
don Juan de Aguilar, en 1870;
don Emilio Serra, en 1871;
don Juan García Alvarez, en 1872 y en 1874;
don Manuel García Calveras, en 1872 y en 1873;
don Rafael del Campo Tamavo, en 1875;
don Eladio Roca, en 1879,1880, 1881,1882 y 1883;
don Rosendo García Ramos, en 1883 y 1884;
don Lorenzo García del Castillo, en 1885 y en 1886;
don Francisco de Aguilar y Aguilar, en 1887, 1888 y 1889;
don Ildefonso Cruz Rodríguez, en 1890, 1891, 1895, 1896 y 1897;
don Anselmo de Miranda y Vázquez, en 1892 y en 1893;
don José Sansón y Barrios, en1894 y en 1895;
don Pedro Schwartz y Matos, en 1897, 1898 y 1899,
y don Juan Febles y Campos, en 1900.

El antiguo Santa Cruz – Francisco Martinez Viera 1968

Deja un comentario