Al trío argentino

IRUSTA

Con “bombacha” y “tirador”
y pañuelo azul al cuello,
tiene cuando canta el sello
de milonguero cantor.

Su voz imprime el sabor
a todo aquello que canta,
pues su melodía es tanta
y con tal arte se ajusta,
que una calandria es Irusta,
por su armoniosa garganta.

FUGAZOT

Guitarrero de primera.
¡Pucha que había sido manco!
Pañuelo azul, traje blanco:
El color de su bandera.

Voz para el dúo certera,
armoniosamente suave;
es un cantador que sabe
realzar su criolla estampa
hecha con cachos de pampa…
y sensualidad de ave.

DEMARE

Sobre las teclas del piano
vuelca alma y corazón.
Sublime matización
la que dá su docta mano.

Es el músico “baquiano”
que maravilla al tocar.
Dijérase que “hace hablar”
“tuíto” lo que interpreta.
Es un músico-poeta
que nació para encantar.

Veremundo Perera. Tenerife, 2-4-1933.

¿Quiénes eran el trío argentino?

Fue Francisco Canaro quien en 1927 integra como cantores a Agustín Irusta y a Roberto Fugazot para que acompañasen a su orquesta en los concursos que el sello Odeón realizaba en Buenos Aires. Un año después fue también el maestro Canaro quien invita al dúo a viajar a París para que se unieran a la orquesta que bajo la dirección de sus hermanos Juan y Rafael había dejado en Europa, esta actuaba en el cabaret Florida de aquella ciudad. La orquesta tenía como pianista al mismísimo Lucio Demare. Como si fuera poco también fue el maestro Francisco Canaro (con una visión artística increíble, hay que admitirlo) quien alienta a los muchachos a formar el trío, con Demare al piano y las guitarras y voces de Iruzta y Fugazot.

Después del debut en parís el trío se presenta en el Teatro Maravillas de Madrid con tanto éxito que los quince días previstos de actuación se extendieron a tres meses. Posteriormente se unen al trío otros músicos entre ellos el joven bandoneonista Lucas Demare, formando la Orquesta Típica Argentina bajo la dirección de Lucio. Con esta orquesta realizaron giras por toda España y otros países europeos, y del centro y sur de América.

En 1931 el trío regresa para su debut en Buenos Aires. Cuenta Demare en una entrevista:“En Buenos Aires debutamos con gran éxito en el teatro Broadway, pero con la mala suerte que Roberto Fugazot, se accidentó en un ascensor que se vino abajo desde un tercer piso. Estaba con Juan Carlos Cobián y Enrique Cadícamo, pero sólo él se lastimó, se fracturó una pierna. Cuatro meses de yeso y se nos cortó el éxito”.

Irusta, Fugazot y Demare retornan a España y en 1933 son los actores de la película española Boliche, escrita y dirigida por Francisco Elías, que en los Estados Unidos fue estrenada el 27 de mayo de 1935 y Aves sin rumbo, escrita y dirigida por Antonio Graciano, estrenada en España el 28 de mayo de 1934. Demare realizó además la musicalización de ambas películas, y cumplimentan extensas giras por Europa y América.

En 1936 ante la inminencia de la guerra civil el trío vuelve a Buenos Aires y participa con Canaro en las revistas musicales La Patria del Tango y Mal de Amores, en los teatros Buenos Aires en 1936 y Politeamaen 1937, y con Troilo y Castillo en El Patio de la Morocha. En 1937 el trío se separa.

 

Deja un comentario