El cuidador de claveles

a Alfonso Arizmendi, en prueba del mayor afecto

Con celo paternal, activo, experto,
le vi más de una vez alborozado
prodigar con amor, sumo cuidado,
a múltiples claveles de su huerto.

ya la poda ingeniando, ya el ingerto
o ya el quimico abono de su agrado,
para dar el clavel perfumado
aroma, que encontrará por su acierto,

Y luego que a cogerla se covida
la flor que la mujer apetece
en los dulces ensueños de su vida,

Este galante cuidador la ofrecs,
con júbilo le da su despedida…
¡entretanto en el huerto otra flor crece!

Veremundo Perera – 26-11-1913

Deja un comentario