Charla con Pascal sobre pasiones y el amor

En mi colección de libros están aprisionados lo volúmenes exentos del clásico polvo de las grandes bibliotecas, sin que por ello dejen de asomar con presunción los lomos de las principales obras universales que constituyen mis mejores compañeros en las horas de lectura.

Shakespeare, Cervantes, Dante, Goethe, Pascal, etc., están a mi alcance, y los consulto frecuentemente. Más de una vez, con una buena dosis de imaginación, he llegado hasta interrogarles, instructiva distracción que conduce a examinar mejor la obra y sabiduría de los mismos descubriendo la indiscutible personalidad de cada uno de ellos.

En esta entrevista con los genios literarios, quiero que el lector, si lo hubiere, reciba la impresión más real y el mayor provecho posible para sí, respetando y considerando el pensamiento según la etapa en que anduvieron por este planeta terrestre.

Hoy es Blas Pascal, insigne matemático, físico, filósofo y escritor, quien nos va a hablar sobre las pasiones del amor. El autor de Las Provinciales y Los Pensamientos, sus más famosas producciones, nació en Clermont-Ferrand, ciudad del centro de Francia el 19 de junio de 1623 y murió en 1662, hace la friolera de 250 años; de ahí la elección del personaje. Leer más

LAS GOLONDRINAS

Salen en grandes bandadas
alzando súbito el vuelo
hacia el trasparente cielo,
bellas aves azuladas.

Ellas cruzan montes, mares.
en busca de la alegría,
ellas ríen cuando el día
ilumina sus hogares.

Cantad, cantad golondrinas
que la tarde va muriendo…
cortad las brumas riendo,
bellas aves peregrinas.

P. MONTES DE OCA PADRÓN.
Puerto de la Cruz (Tenerife), Mayo 1927, (Gaceta de Tenerife)

Introducción a la guía turística del Puerto de la Cruz

Hace tiempo que llevo hablando de una posible guía Turística del Puerto de la Cruz, con reseñas históricas, personajes, anécdotas y recuerdos. Todo esto acompañado de reseñas y datos actuales, compaginando el Puerto de ayer con el de hoy, el pasado con el presente.

El trabajo es arduo, la información está, la tarea de clasificación casi terminada, ahora hay que empezar a escribir. Y como todo en esta vida necesita un comienzo, recupero el primer capítulo de esta guía escrito hace casi un año,  y  lo expongo a vuestra crítica y opinión. Así empieza… Leer más

Fábula del Oso, la Mona y el Cerdo, de D. Tomás de Iriarte.

Leer con mucha atención
deberían nuestros políticos,
la fábula de animalicos
que pongo a continuación.

Aquel que tanto le gusta
que le regalen el oido
los «regalos» del otro partido
debería de valorar.

Porque no es deshonra el pensar
¿Habré actuado mal, es normal
que de los míos, tanto y tanto alabar?

Si digo hoy blanco, y mañana digo negro
¿Por qué me aplauden todavía,
si ni yo mismo me entiendo?

Leer más

Señor D. Juan, quedito de D. Tomás de Iriarte

Señor D. Juan, quedito, que me enfado:
besar la mano es mucho atrevimiento;
abrazarme… no, D. Juan, no lo consiento.
Cosquillas… ay Juanito… ¿y el pecado?

Qué malos son los hombres… mas, cuydado
que me parece, Juan, que pasos siento…
no es nadie… pues despachemos un momento.
¡Ay, qué placer… tan dulce y regalado!

Jesús, qué loca soy, quién lo creyera
que con un hombre yo… siendo cristiana
mas… que… de puro gusto… ¡ay… alma mía!

Ay, qué vergüenza, vete… ¿y aún tienes gana?
Pues cuando tú lo pruebes otra vez…
pero, Juanito, ¿volverás mañana?

Extensión y fama del oficio de puta de D. Tomás de Iriarte

No te quejes, ¡oh, Nise!, de tu estado
aunque te llamen puta a boca llena,
que puta ha sido mucha gente buena
y millones de putas han reinado.

Dido fue puta de un audaz soldado
y Cleopatra a ser puta se condena
y el nombre de Lucrecia, que resuena,
no es tan honesto como se ha pensado;

esa de Rusia emperatriz famosa
que fue de los virotes centinela,
entre más de dos mil murió orgullosa;

y, pues todas lo dan tan sin cautela,
haz tú lo mismo, Nise vergonzosa;
que aquesto de honra y virgo es bagatela.

  • Nada nuevo hemos inventado, el tachar a los demás con etiquetas sigue siendo el deporte nacional.

Respuesta de Don Tomás de Iriarte a una dama que le preguntó que era lo mejor que hallaba en su cuerpo.

Con licencia, señora, de ese pelo
que en rubias ondas llega a la cintura,
y de esos ojos cuya travesura
ardor infunde al pecho más de hielo;

con licencia del talle, que es modelo
propuesto por Cupido a la hermosura,
y de esa grata voz cuya dulzura
de un alma enamorada es el consuelo,

juro que nada en tu persona he visto
como el culo que tienes, soberano,
grande, redondo, grueso, limpio, listo;

culo fresco, suavísimo, lozano;
culo, en fin, que nació, ¡fuego de Cristo!,
para el mismo Pontífice romano.

  • ¿Qué más que decir a tremendo piropo? Solo queda añadir, ¡que pena que no haya foto!

Perico y Juana, poema erótico de D. Tomás de Iriarte.

D. Tomás de Iriarte y Oropesa
D. Tomás de Iriarte y Oropesa

Este poema, el más conocido de su vertiente erótica, fue prohibido por la inquisición en 1804, 13 años después de la muerte de Tomás de Iriarte. El poema no puede ser más cándido, comparado con cualquier ejemplo de literatura actual y el trabajo de algún que otro Premio Nobel. Pero estoy convencido, que aún hoy, alguno, lo tachará de indecente.

Un día con Perico riñó Juana
por no se que disgusto o fantasía
pero antes que pasase una semana
ya de tanta altivez se arrepentía
con el zagal querido más humana
volver quiso a entablar nueva armonía
y para hacer las paces mano a mano
diole una cita que el aceptó ufano. Leer más