Invento impresionante

“Se ha presentado recientemente en la Academia de Ciencias de Páris por M. Cavanna, de Génova, un notable trabajo en que da cuenta de un aparato que ha inventado para utilizar como fuerza motriz el agua del mar y de los rios. El aparato de M. Cavanna se compone de dos partes, construida la una con una materia flexible, pero capaz de resistir a una gran presión, a lo que se ha dado el nombre de «fuelle», y la otra llamada «campana» es de fundición, presentando en conjunto una analogía con los cilindros de las máquinas de vapor. M. Cavanna ha construido uno de estos aparatos, que tiene la fuerza de 450 caballos, y lo pone en acción la presión del agua exterior, obteniendo de una manera constante la elevación de un volumen considerable de agua que puede hacer marchar un motor hidráulico cualquiera.”

Maravillosa noticia sin duda, un gran avance en materia de energías renovables que no dejaría de ser una anécdota si no se tratara de una reseña publicada el 1 de enero de 1867 por la revista “El amigo del país” editada por la Real Sociedad Económica de Amigos de País de Santa Cruz de Tenerife.

¡Como hemos avanzado!