Fumarolas hidrotermales y especies gigantes, enigmas que ocultan los océanos.

Entrevista a Fátima Hernández

Fotografía facilitada por la empresa Aquawork de los restos de un calamar gigante localizados en aguas del sur de Tenerife en agosto de 2011.
Fotografía facilitada por la empresa Aquawork de los restos de un calamar gigante localizados en aguas del sur de Tenerife en agosto de 2011.

La ciencia aún tiene mucho por descubrir en los océanos, de cuyas especies sólo se conoce un pequeño porcentaje, y cuando revelen sus secretos habrá sorpresas, pues aún existen enigmas sobre los que indagar como las fumarolas hidrotermales o la búsqueda de cefalópodos gigantes en aguas canarias.

Así lo indica en una entrevista a Efe Fátima Hernández, que es conservadora de Biología Marina del Museo de Ciencias Naturales de Tenerife y que ha impartido una conferencia titulada “Océanos: misterios del pasado versus enigmas del futuro” dentro del curso “Los detectives de la naturaleza” III edición.

Fátima Hernández precisa que del océano “conocemos muy poco, prácticamente”, puesto que la mayor información se relaciona con los primeros doscientos metros e indica que aún queda “muchísimo por descubrir. Nos vamos a sorprender en el futuro”. Leer más

Principe y sardinas

por Fátima Hernández

Alberto de Mónaco solo tenía ojos para los océanos.
Alberto de Mónaco solo tenía ojos para los océanos.

Aunque el hombre ha sido siempre buen navegante, antes del siglo XIX no se había detenido a conocer los misterios que encerraban las aguas oceánicas. Y si bien es cierto que había información que proporcionaban pescadores, balleneros, marinos, exploradores, incluso piratas… esta se limitaba a las aguas superficiales.

Ya fenicios, griegos, púnicos, romanos, genoveses, catalanes o venecianos y más recientemente en los siglos XV y XVI, Castilla y Portugal, aunque excelentes marinos, no habían indagado qué escondía el azul de las aguas. Es a mediados del XIX cuando se empezó a preparar una investigación profunda sobre los océanos y sus misteriosos habitantes. En esa etapa, tres personajes marcan el inicio de esta aventura: el capitán James Cook (a bordo del Endeavour, 1768), Charles Darwin que viajó en el Beagle (1831), y el profesor C. W. Thompson con la expedición del Challenger (1872- 1876).

El buque HMS Challenger salió de Portsmouth (Inglaterra) el 21 de diciembre de 1872, para un viaje que lo llevó a dar la vuelta al mundo, atravesando ocho veces el Ecuador, alcanzar los hielos antárticos, a lo largo de 68.000 millas náuticas, unos mil días en el mar, bajo el mando del mentado profesor W. Thompson. Leer más

El viaje de la abada

por Fátima Hernández

El viaje de Abada
El viaje de Abada

Llegó a Rotterdam, aquella mañana fría de un otoño inusual, y extraña en aquel entorno -que le resultaba hostil- se revolvía furiosa como símbolo de rebeldía y enfado. Su partida desde La India había sido difícil, muy difícil. Llevaban navegando mucho tiempo, y los temporales que habían azotado la frágil embarcación habían mermado sus fuerzas, todo había sido tremendamente duro, especialmente los días en que bordearon África, al sur, y una galerna infernal le había hecho pensar que nunca pisaría suelo firme. Menos mal que su acompañante no le quitaba ojo, siempre había estado pendiente de ella, desde el día en que la arrebató del lado de sus padres, allá en su región, y se la llevó consigo prometiéndole una tierra nueva y éxitos. Durante la travesía, cada día, el joven le llevaba agua y comida a la bodega y le hablaba con cariño, especialmente cuando las embestidas del oleaje le provocaban tal pavor que, acurrucada contra la pared de madera, emitía un leve gemido a modo de sollozo que a él le partía el corazón. Leer más